All for Joomla All for Webmasters

IVA y el costo de la vida

  • La entrada en vigencia de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas exige que los consumidores conozcan los cambios que sufrirán sus presupuestos y se preparen para ello.

Ma. Estela Monterrosa S.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

La Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, aprobada el año anterior, entrará a regir a partir del 1º de julio, eso implica que las personas y empresas deben adaptarse a un nuevo escenario tributario que afectará sus presupuestos.

El impuesto que impactará a más costarricenses será el Impuesto al Valor Agregado que sustituirá el Impuesto General de Ventas. El IVA grava todas las ventas de bienes y la prestación de servicios, así como cada una de las etapas de producción, esto quiere decir que los productores y empresas pueden deducir el impuesto pagado en cada una de las etapas en donde añaden valor a los bienes o servicios que ofrecen.

Otra novedad significativa es el cambio en el período fiscal, ya que se establece el periodo ordinario de enero a diciembre.

“El costo de la vida va a aumentar”

El Lic. Benjamín Gutiérrez, máster en derecho tributario, llamó la atención en el sentido de que las personas deben tener claro que habrá una tarifa básica del 13% del IVA que “aplicará para prácticamente todo y algunas tarifas diferenciadas”.

En su opinión, las tarifas diferenciadas son la forma de dar “atolillo con el dedo”. “Nos quieren hacer creer que todo está bien, que el impuesto va a ayudar a que el consumidor no se afecte, pero la obligación de pagar el IVA es del consumidor, no del profesional ni del comerciante”.

Afirmó que las reformas elevarán el costo de la vida y, en ese escenario, es posible que los generadores de empleo contraten menos gente, por lo que aumentará el desempleo, habrá menos consumo y aumentarán los costos de producción.

“Las empresas verán incrementarse sus gastos, eso significa que bajarán sus utilidades, ante eso tienen dos opciones reducir gastos -que generalmente es reducir personal- o aumentar los precios. Se afectan los empleados o los consumidores. Por eso es delicado”, indicó.

Asimismo, advirtió que la ley en su aplicación es muy complicada. Citó el ejemplo de la figura del débito y crédito fiscal la cual solo funcionará en el caso de que la tarifa que se pague sea igual a la que se cobra, dijo. “Por ejemplo, los servicios de salud se gravarán con un 4%, ¿cuál es el problema? Que el médico se verá afectado porque no podrá deducir el IVA que él le pague a otros servidores contratados o por las cosas que compre y tendrá un costo de 9% sobre su actividad ¿cómo cubre eso?”.

El reportaje completo en la edición impresa de Eco Católico. 

0
0
0
s2smodern