All for Joomla All for Webmasters

La cuestión social y familiar en Parásitos

  • Película surcoreana se lleva los aplausos de la crítica

Danny Solano Gómez
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Ganadora de la Palma de Oro a la Mejor Película, del Globo de Oro a la Mejor Película de Habla no Inglesa, y nominada a seis premios Oscar, entre ellos Mejor Película y Mejor Director. Parásitos es una película surcoreana que se ha llevado el aplauso de la crítica.

Es dirigida por Bong Joon Ho, uno de los directores surcoreanos de más proyección en los últimos años, conocido por películas como Recuerdos de un asesino (2006), El anfitrión (2006) y Okja (2017).

Parásitos cuenta la historia de una familia pobre (los Gi) cuyos miembros no tienen trabajo, sin embargo, un día su hijo mayor consigue un empleo en una casa de una familia adinerada (los Park). 

Una serie de hechos llevan a que ambos núcleos familiares comiencen a interrelacionarse, esto luego desembocará en situaciones inesperadas.

Los críticos han destacado sobre todo el trasfondo social del filme, así como la parte cómica y lo inquietante que puede llegar a ser. 

Ramón Monedero, reseñista de cine de Aliteia.org, resalta cómo se presenta a un núcleo familia que lucha unido y permanece unido. “En Parásitos los vínculos familiares y las relaciones entre ellos son tan fuertes y palpables que nadie las subraya, se dan por sabidas. Es más, es el punto de partida a partir del cual elaborar un mensaje mucho más ácido que su director simplifica, en una palabra: capitalismo”, escribe.

Monedero expone que esta obra invita a pensar en muchas cosas, agradables y desagradables. También aclara que no es para todos los públicos, pues hay escenas sumamente violentas.

“Una historia no solo de deudas económicas, sino de deudas que son una consecuencia de esto, de deudas sociales que al final nos conducen irremediablemente a deudas morales”, agrega.

Guillermo Altarriba, director del portal www.cinemanet.info/ señala que desde la sinopsis, el espectador avispado llegará a la conclusión de que “los Gi son los “parásitos” del título, un grupo de pícaros que -a base de trampas y mentiras- se engancha a los recursos de otro organismo”. 

Sin embargo añade: “Sí… y no, porque -bendita ambigüedad- los parásitos bien podrían ser los Park: ricos a costa de ignorar la pobreza y la cruda realidad de aquellos que trabajan para ellos”.

“Estamos ante una película sin villanos donde los actos más terribles se cometen por la inercia de una situación extrema llevada al límite. Una comedia negra filmada con maestría que reflexiona con amargura sobre las consecuencias de las diferencias económicas, la desesperación de los pobres y la trágica indiferencia de los ricos”, concluye Altarriba.

 

 

0
0
0
s2smodern