All for Joomla All for Webmasters

¿Por qué las misas terminan siempre con avisos?

“Debo confesar que miro con tristeza de corazón como antes de impartir la bendición final, el cura párroco menciona una larga serie de avisos. No me mal interprete, pero dudo que en una Sinagoga o Mezquita el Rabino o el Iman utilicen sus espacios de culto para prolongados avisos similares. ¿Acaso la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos no provee las directrices que regulan estas prácticas? 

Vladimir B. - Costa Rica

Estimado don Vladimir: agradezco sus observaciones, motivadas justamente por el debido respeto que todos le debemos a la presencia Eucarística y en general, al lugar “Santo” de nuestros templos. No lo dude, la Congregación para el Culto Divino y la disciplina de los Sacramentos, ha dado y sigue dando normas prácticas para que todo en nuestras celebraciones tenga lugar con decoro, orden y devoción.

Hay sin embargo otra importante circunstancia que conviene tener presente: nuestras Asambleas Litúrgicas son a la vez “encuentros” de la gran familia parroquial y es muy conveniente y útil, expresar y fomentar, con gestos y palabras apropiadas, el mismo espíritu de familia y de pertenencia de los fieles a la misma. Le doy un ejemplo don Vladimir. De origen europeo nunca había visto en Italia (al menos en mi juventud) que al final de la Santa Misa, se dijeran los nombres de los cumpleañeros de la comunidad y se les felicitara con un canto y con un aplauso. En un primer momento, me parecía que eso era una falta de respeto y entonces algo no conveniente para concluir la Celebración Eucarística, sin embargo pronto me di cuenta que ese era un modo precisamente para expresar y fomentar un auténtico espíritu de familia, reunida entorno al gran tesoro de la Eucaristía. 

Ahora bien, creo que lo más importante, es poder lograr un sano equilibrio: el final de nuestras celebraciones, no es el momento para cualquier tipo y cantidad de avisos y de informaciones. Visitando las varias parroquias de nuestra Costa Rica, constato que se están utilizando otros medios para tener “informada” la comunidad, como son los boletines parroquiales o los avisos en la entrada del templo.

De nuevo gracias, don Vladimir, y que todos podamos lograr esa justa medida para que nuestras celebraciones ni se concluyan con una “fría” despedida ni que se prolonguen con superfluos “noticieros”.

Mons.Vittorino Girardi, Obispo Emérito de Tilarán-Liberia