All for Joomla All for Webmasters

Entre la fe, la sociología y el servicio a los demás

  • Pbro. David Solano Chávez, Arquidiócesis de San José

Ma. Estela Monterrosa S.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El Padre David Solano afirma que tiene cuatro vocaciones, la primera, ser creyente, después vienen su vocación al sacerdocio, a la sociología y a la docencia. “Todas me ayudan a sentirme realizado y contento de lo que soy”, dijo

Ninguna de esas áreas las imaginó de adolescente, salvo el sacerdocio por un llamado al que al principio no prestó oídos. Todo le fue saliendo al paso, “según los planes de Dios”.

A sus 15 años, él no era cercano a la Iglesia, solo iba a misa los domingos, pero sintió la inquietud vocacional y lo conversó con su profesor de religión; sin embargo, al concluir el colegio decidió que quería ser ingeniero en sistemas.

“En 1993 entré a la Universidad de Costa Rica. Al año siguiente, en Semana Santa, como de costumbre fui a las procesiones y algún oficio litúrgico. Pero el Domingo de Pascua, surgió de nuevo de la inquietud al sacerdocio”, recordó.

Entonces habló con su párroco, el Pbro. Gerardo Sanabria, y le consultó sobre el proceso para ingresar al seminario. “Me dijo: ‘el otro fin de semana hay unas convivencias, vaya a ver si le gusta’, nada más”. Así lo hizo. Realizó el proceso con unas ochenta personas y, al final, resultó elegido entre los quince que aceptaron para ingresar al seminario.

Ya había cursado su segundo año de carrera, así que congeló la matrícula en la UCR por varios años “por si acaso”.

Fue parte de la última generación de sacerdotes ordenados por Mons. Román Arrieta, Arzobispo de San José, en marzo del 2002.

Ya desde el seminario tuvo fuerte contacto con la Pastoral Social. “Cosa atípica, no es frecuente que envíen a alguien a hacer experiencia en un área específica del quehacer de la Iglesia, lo tradicional es hacer experiencia pastoral en una parroquia”, afirmó.

El artículo completo en la edición impresa de Eco Católico.