“Rebobinar y recordar que yo soy de Jesucristo”


Danny Solano Gómez

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

La letra del Himno para el Día Arquidiocesano de la Juventud dice “Rebobinar y recordar que yo soy de Jesucristo”, esta jornada se celebra este 17 de setiembre, en el Colegio Claretiano, en Mercedes Norte de Heredia. A este evento están invitados todos los jóvenes de la Arquidiócesis de San José. Eco Católico conversó con cuatro muchachos quienes compartieron parte de lo que ha sido su experiencia en Pastoral Juvenil.


“Dios me llenó”

“En mi familia casi no se hablaba de Dios, yo no conocía a Dios antes de entrar a la Pastoral, mis amigos no eran buenas influencias tampoco y siempre sentía un vacío, a pesar de rodearme de mucha gente, ir a fiestas, conciertos... En el 2012 mi novia falleció en un accidente y me enojé mucho con Dios, porque sentía que Él me la había quitado. Unos amigos me pedían que fuera a la Pastoral Juvenil, pero no quería y buscaba cualquier excusa. El 18 de enero del 2013 llegaron a mi casa y acepté, aunque casi me llevaron alzado. Ese día el tema fue sobre nunca rendirse, me identifiqué, desde entonces no volví a faltar, pero aún así seguía sintiendo rencor. Inicié un proceso, me preguntaron si quería formar parte de los servidores y comencé  a ir a formaciones. En diciembre de 2013 fui por primera vez en mi vida a ver al Santísimo, no sabía cómo hablar con el Señor, le reclamé por lo que había pasado, me desahogué… Luego le pedí perdón por todo el año que lo negué. El vacío que antes sentía el amor de Dios me lo llenó. Fue mi primer contacto. Desde el 2015 soy servidor. Agradezco a los amigos que me llevaron a la Pastoral Juvenil y a Joseline Gamboa por su motivación”.

Douglas González


“Mi segunda familia”

La Pastoral Juvenil ha sido para mí una segunda familia, en la cual he hecho un seguimiento espiritual y he podido encontrar amigos. Es una herramienta para poder entender muchas cosas, es mas fácil cuando se está en grupo. Aunque pasen los años uno recibe tanto. Es importante y necesario ser parte de un grupo espiritual como este, en una etapa de la vida tan difícil como es la juventud, donde en muchos momentos sentimos que nadamos contra marea, donde la sociedad quiere minimizarnos, donde no se nos da la oportunidad de crecer y demostrar tanto, allí es donde la Pastoral Juvenil significa mucho al ser ese lugar donde te descubres y te fortaleces en quien eres”.

Dania Delgado

 

“Cada día aprendo algo nuevo”

Pastoral Juvenil es la bendición de Dios para mí, ha generado un impacto en mi vida tal que no se compara con nada más. Antes creía que era yo la que enseñaba a los jóvenes y les transmitía la fascinación por el amor de Dios, ahora he aprendido que indirectamente son ellos los que me enseñan a mí y me hacen crecer como persona. El Todopoderoso ha hecho maravillas en mí y dos de esas son mi crecimiento personal y espiritual, cada día aprendo algo nuevo y ver cada risa de esos chicos hace de mi servicio la mejor experiencia. Siempre he dicho que mi lugar favorito es estar a los pies de Nuestro Señor y ya que él es el eterno joven, mi anhelo es permanecer junto a Él hasta el final”. 

Efrén Jiménez


“Mis proyectos son de santidad”

No importa si alguien entró porque le gustaba una chica, si no tenía amigos y quería tenerlos, si le gustaba la comida… Las excusas para encontrarse con Dios son muy diversas, si al final un chico dice que conoció a Jesús, que conoció su amor, todo valió la pena. Pastoral Juvenil definitivamente es un eje transversal. El impacto más importante en mi vida de Pastoral Juvenil ha sido que todas mis decisiones pasan por lo que es Jesús. En la Pastoral es donde empiezo a conocer a Jesús y a ver lo más importante. Tengo ocho años de estar, empecé en un grupo pequeño en una zona rural que surgió a partir de un retiro, había muchas emociones y sentimos la necesidad de crearlo. La Pastoral se convierte en el medio más importante de mi vida para llegar a Jesucristo. A mis 23 años comparto mi experiencia con otros jóvenes, trato de ayudarles a conocer ese amor de Dios, que conozcan cuál es el más grande amor, cuál es la más grande misericordia. Mi vida cambió, mis proyectos son de santidad, aunque es complicado y hay adversidades, tengo claro que la Pastoral Juvenil me ayudó para saber que Jesucristo es lo que yo quiero para mi vida.

Juan Luis “Junior” Solís