Santa Sede habla claro sobre Venezuela

 

“Creo que la Santa Sede  habló fuerte y claramente”, dijo el Papa  cuando los periodistas  le preguntaron  en el vuelo de regreso a Roma, respecto de la grave crisis de Venezuela “no harían falta palabras más fuertes y claras del Vaticano”, agregó.

“La Santa Sede envió un nuncio de primer nivel. Luego habló con personas, habló públicamente. Yo muchas veces en el Angelus hablé de la situación. Buscando siempre una vía de saluda, ayudando, ofreciendo una ayuda para salir”.

“Me parece que la cosa es muy difícil. Lo que es más doloroso es el problema humanitario. La gente escapa o sufre. Un problema  humanitario que debemos ayudar a resolver de todas formas. Creo que la ONU debe hacerse sentir también allí para ayudar” , comentó.

El Papa también recordó que en numerosas ocasiones “la Santa Sede habló fuerte y claramente” para tratar de ayudar en el diálogo entre el Gobierno y los diferentes grupos sociales y políticos de oposición. En respuesta a una pregunta planteada por la agencia francesa de noticias I-Media, en la que se le preguntaba si no sería necesario tener palabras más fuertes y claras sobre el Presidente Maduro para poner fin a la violencia en las calles de Venezuela, Francisco también dijo que “la Santa Sede ha hecho mucho enviando allí a un grupo de trabajo de cuatro expresidentes”.

Además, se le preguntó también por la doble actitud de Maduro en relación con la Iglesia Católica en Venezuela: por un lado, se expresa de forma violenta contra los obispos del país, y por otro muestra su apoyo al Papa. El Pontífice contestó que “lo que dice el Presidente Maduro, que lo explique él. Yo no sé qué tiene en su mente”. El jueves 7 de setiembre, el Papa se reunió con los Obispos de Venezuela tras finalizar la Misa que presidió en el Parque Simón Bolívar de Bogotá. Los obispos venezolanos informaron al Santo Padre sobre la situación cada vez más grave de la crisis en el país sudamericano.

Recientemente, el Arzobispo de Caracas, Cardenal Jorge Urosa, denunció la persecución que las fuerzas del Gobierno chavista de Nicolás Maduro ha emprendido contra opositores en diversas partes de Venezuela, en especial contra alcaldes contrarios al régimen.

El Cardenal recordó que la crisis en Venezuela “ha causado ya más de 110 muertos en los últimos cuatro meses por la violencia política”. 

 

Solidaridad colombiana

El Presidente colombiano, Juan Manuel Santos, le prometió al Papa Francisco que su país será un “aliado” en la búsqueda de una solución a la crisis venezolana, en una audiencia privada que sostuvieron antes de la partida.

“En mi último audiencia privada con el Papa, hace unos minutos, le agradecí y le dije: hoy Colombia es un mejor país después de su visita. Le reiteré que Colombia será siempre tierra de acogida y que tendrá en los colombianos los mejores aliados para encontrar una solución a la grave crisis que afecta a nuestros hermanos venezolanos”, precisó Santos.

“Finalmente le entregué la paloma que desde el inicio del proceso de paz he llevado conmigo, porque la paz ya vuela sola. 

 

Venezuela rechaza a la ONU

Mientras tanto en Ginebra, el jefe de la delegación venezolana en el consejo de Naciones Unidas sobre derechos humanos, Jorge Arreaza Montserrat, tildó como “sin fundamento” las graves acusaciones contra Caracas lanzadas por el alto comisionado de la ONU, Zeid Ra’ad al-Hussein.

“Pedimos que el alto comisionado (para los derechos humanos de la ONU) ponga fin a la agresión contra Venezuela” en sus reportes, “redactados sin mandato y privados de rigor metodológico”, indicó.

Para el diplomático venezolano, estos informes están “llenos de mentiras” y “argumentos sin fundamento y retorcidos” y además “ofenden a nuestro país”.

En su intervención, Arreaza Montserrat acusó a Estados Unidos de violaciones a los derechos humanos y afirmó que el presidente Donald Trump “amenazó con usar la fuerza militar en Venezuela”. 

Estados Unidos “adoptó medidas coercitivas unilaterales contra Venezuela”, indicó el diplomático, citando además los “mecanismos de agresión económica” y “el embargo ilegal” contra el país sudamericano. (ACI y ANSA).