La ideología de género: ¡existe y está viva!

 

Algunos intentan debilitar los argumentos de la Iglesia diciendo que “no existe la ideología de género”, que es un “fantasma inventado por la Conferencia Episcopal”, que se trata de una “estrategia de grupos ultraconservadores para infundir miedo”, o que es una artimaña para “desacreditar al gobierno”. Lo extraño es que todos quienes afirman estas cosas huyen del debate honesto y se esconden detrás de las redes sociales o de medios de comunicación que comulgan con esta ideología y lo que buscan es aprovechar el tema como propaganda de la misma. 

Partamos del texto de la exhortación apostólica Amoris laetitia en su numeral 56 en el cual el papa Francisco afirma: “Otro desafío surge de diversas formas de una ideología, genéricamente llamada gender (en español género)”. El Papa no sólo afirma que exista la ideología del género, sino que esta es una forma de llamar genéricamente, un desafío aún más amplio y complejo. El Papa está escribiendo a la comunidad mundial, y está afirmando la existencia de esta ideología sometiendo todo su conocimiento y autoridad al criterio de la sociedad mundial. Entonces, la Conferencia Episcopal al hablar de la ideología del género está ante todo haciendo eco de un término acuñado ya en la Iglesia universal. Entonces, por qué estos intelectuales nacionales e internacionales, en lugar de señalar a la Conferencia Episcopal y a los supuestos grupos ultraconservadores y religiosos, ¿por qué no se refieren directamente al Papa Francisco e investigan y le piden a él que les aclare que es la ideología del género? Bueno, esto último no sería del todo necesario si leyeran el resto del numeral, pues el mismo Papa señala en que consiste lo que él llama ideología del género. 

Al respecto, el Obispo de Roma señala que esta ideología: “niega la diferencia y la reciprocidad natural de hombre y de mujer. Esta presenta una sociedad sin diferencias de sexo, y vacía el fundamento antropológico de la familia”, más aún, “La identidad humana viene determinada por una opción individualista, que también cambia con el tiempo”. Entonces, ¿que corresponde? Pues evidentemente el tema en discusión no es si existe o no la ideología del género, sino si esta se encuentre presente en, como también señala el Papa: “proyectos educativos y directrices legislativas que promueven una identidad personal y una intimidad afectiva radicalmente desvinculadas de la diversidad biológica entre hombre y mujer”. 

Para evidenciar la existencia de la ideología de género en nuestro país no hace falta ahondar mucho, pues en realidad basta tener claras las observaciones que el Papa hace para que nosotros mismos, por nuestra propia cuenta, podamos identificar la presencia globalizante de esta ideología en muchos materiales y discursos, tanto en el sistema educativo como en el poder legislativo y ejecutivo. Pero cómo decimos en Costa Rica “para muestra, un botón”: 

- El MEP dice: “la sexualidad no se vive bajo estándares normativos ni a través de esquemas rígidos, impuestos y homogéneos, sino que se expresa de formas diversas y a través de una amplia diversidad de identidades de género y orientaciones sexuales”. Y agrega: “Se busca trascender los binomios hombre-mujer y masculino- femenino, para abordar más bien la diversidad de las vivencias y las expresiones de la afectividad y la sexualidad” . (Programa de estudios de educación para la afectividad y sexualidad integral, III Ciclo. Página 28) 

-  En otro apartado del mismo programa dice: se considera que existen mucho más de dos sexos y eso se vive de manera natural. (Página 37)

-  Y como justificación de esto se parte del siguiente argumento de que el cuerpo es el vehículo para que la corporalidad se haga presente en el mundo y para el mundo que lo rodea: “...la sexualidad se expresa en el cuerpo y a través de él, aunque también lo trasciende. De igual forma, en este saber se recupera el cuerpo como realidad objetiva pero también la corporalidad, entendida esta como la vivencia subjetiva de dicho cuerpo. Las corporalidades, por lo tanto, trascienden lo meramente físico y biológico”. (Página 28).

El Presidente de la República, por su parte, en el decreto ejecutivo N° 40422, hace una clara opción por distinguir orientación sexual e identidad de género, pero obvia la dimensión del sexo biológico. De esta manera se parcializa hacia una postura ideológica desarraigada de la realidad y lo científico, desde la cual define la identidad de género como “la vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente profundamente, la cual podría corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento, incluyendo la vivencia personal del cuerpo”. Ni siquiera se habla de sexo biológico, sino que se refiere al mismo como “sexo asignado”. Y la afirmación final de “vivencia personal del cuerpo”, no es más que un portillo para el aborto, dejando claro que la ideología de género es parte de un desafío más amplio, tal como señala el Papa. 

Concluyendo, desde lo que la Iglesia universal reconoce como ideología de género. Desde lo que el Papa Francisco ha querido señalar como tal y desde lo que muchos intelectuales y académico sostienen, en Costa Rica la ideología de género existe, y vive ya presente en el sistema educativo y en el poder legislativo y ejecutivo. No es un invento de ultraconservadores, no es un fantasma de los religiosos, no es una estrategia de desacreditación política, es una realidad.

 

Pbro. Jafet Peytrequín Ugalde

Junta Proteccion Anuncio
Junta Proteccion Anuncio