Un paso por la vida y la familia

 

Monseñor José Rafael Quirós

Arzobispo de San José

 

El próximo domingo 3 de diciembre, bajo el lema “Un paso por la Vida y la Familia según Dios” realizaremos, como Iglesia, esta II Caminata para reafirmar nuestra total convicción en torno a esta propuesta.

Cristo es el Camino, la Verdad y la Vida1 y ha venido al mundo para que tengamos Vida, y la tengan en abundancia.2  Como nos recuerda el Papa Francisco, seguimos al Dios de la vida, ese Dios vivo que nos hace libres, por eso “digamos sí al amor y no al egoísmo… sí a la vida y no a la muerte.”3 Con este encuentro queremos dar gracias al Señor por el don de la vida en todas sus diversas manifestaciones y comprometernos con el Evangelio de la Vida  en favor de nuestros hermanos. 

De modo particular, defendemos que todo niño engendrado en el vientre de la madre es una vida humana y, por lo mismo, es acreedor del primero de los derechos humanos: que sea respetado y cuidado. No podemos silenciarnos ante las intervenciones coercitivas de instancias internacionales y sectores de Gobierno en favor del aborto.4 ¿Qué garantías puede haber si un Estado no respeta, no apoya, no acoge, no defiende la vida especialmente de los más frágiles y débiles?

El aborto no resuelve nada, sino que crea gravísimos problemas a todas las personas implicadas.5 En vez de imponer leyes que, mediante subterfugios, vengan a poner fin al ser humano concebido, discutamos cómo acompañar, aconsejar, abrir espacios en la sociedad y hasta financiar tantas iniciativas en favor de la vida. 

De igual modo, vamos a anunciar con gozo, que la familia, además de tener un insustituible valor para la sociedad, es la fuente de la primera y principal alegría cuando está fundamentada y enraizada en la gracia de Dios. Asimismo, anunciamos el Evangelio del matrimonio y de la familia, es decir, una buena noticia que da el sustento más valioso a nuestra sociedad. Más que la organización política y social, más que las leyes y que la misma Constitución, la familia es el verdadero valor constituyente de la comunidad humana.

Desde esta mirada de fe, insistimos en que la familia, fundada en el matrimonio, es la célula básica de la sociedad, como también lo reconoce nuestro ordenamiento constitucional y legal.

No ignoramos ni condenamos las situaciones que enfrentan muchas familias, pero sí queremos promover el proyecto de Dios para el hombre y la mujer a través del matrimonio para que este no tienda “a ser visto como una mera forma de gratificación afectiva que puede constituirse de cualquier manera y modificarse de acuerdo con la sensibilidad de cada uno.”6

Apoyados en el Estado de derecho que vivimos, es que podemos compartir con los demás, la buena noticia de la vida y la familia como regalo de Dios. Con ello no estamos manifestándonos en contra de personas o grupos, alimentando el odio o la discriminación, únicamente atendemos al envío que nos hace Jesús “Vayan por todo el mundo proclamando la Buena Noticia a toda la hulmanidad” (Mc. 16,15). 

Ante los últimos hechos de muerte causados por la violencia y accidentes de tránsito, sintámonos llamados a construir una  cultura de  vida, que nos comprometa a todos, incluyendo las instituciones de salud creadas para luchar a favor de la vida.

Mi exhortación a todos los sacerdotes arquidiocesanos, y a todos los agentes de pastoral, para que se motive en las parroquias esta gran caminata que persigue aportar al bien integral de la comunidad nacional, de las familias y de cada persona de acuerdo a las convicciones y valores de la inmensa mayoría del pueblo costarricense.

1 Cf. Juan 14,6

2 Cf. Juan 10,10 

3 Papa Francisco, Homilía en la Celebración de la Jornada del Evangelium Vitae, Roma, Año de la fe, 16 junio 2013

4 Cf. Papa Francisco, Amoris Laetitia, n.42

5 Cf. Benedicto XVI, 28 de febrero del 2011

 

6 Papa Francisco, Evangelii Gaudium, n.66

Junta Proteccion Anuncio
Junta Proteccion Anuncio