Padres tienen derecho a decidir lo que se enseña a sus hijos

 

Padres tienen derecho a decidir lo que se enseña a sus hijos

 

Hay dos formas de oponerse a que reciban la Asignatura de Educación para la Sexualidad y la Afectividad que impulsa el MEP.


Sofía Solano Gómez

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

A la preocupación de padres de familia que con responsabilidad le dan seguimiento a la educación de sus hijos, y su oposición a los programas de Educación para la Afectividad y Sexualidad, dos vías se han puesto en marcha para solicitar al centro educativo de eximir de esta asignatura. 

“Los padres, madres o representantes que consideren que los contenidos de los nuevos programas son contrarios a sus creencias, de acuerdo con lo señalado por la Sala Constitucional, pueden solicitar al centro educativo que se les dispense de recibir esta asignatura”, expresó Sonia Marta Mora, ministra de Educación Pública en un reciente comunicado de prensa.

Una de las vías por las que la persona responsable de un estudiante, desee autorizar a que este no reciba lecciones de Afectividad y Sexualidad, es mediante la Objeción de Conciencia como procedimiento, el cual se manifiesta con la entrega formal de una carta en el centro educativo, al matricular o antes de iniciar las clases.

En caso de que el centro educativo se niegue a recibir la carta de Objeción de Conciencia, de acuerdo con Federico Cruz, secretario de la Comisión de Educación y Cultura de la Conferencia Episcopal, lo apropiado es acudir a la Oficina de Correos más cercana, para enviarla por correo Certificado y Manifestado. 

Debe llevar la carta original y una copia para que Correos de Costa Rica certifique en esta copia, que fue recibida y enviada mediante correo certificado.

Otro método, es acudir a la Sala Constitucional y presentar un Recurso de Amparo, con fundamento en la resolución 201210456. “También un notario puede hacer un acta notarial que haga constar que dicho documento no quiso recibirse en el centro educativo y darse por entregado.”, expuso Federico Cruz. 

Sobre tales disposiciones, los padres de familia y encargados son quienes deberán tomar la decisión, Federico Cruz aconseja el diálogo, partiendo de su responsabilidad como “los primeros educadores y formadores de sus hijos, pues son ellos quienes poseen la Patria Potestad y no el centro educativo, ni el MEP, ni el Estado.”

Además, agregó, “deben aclararse qué quieren para sus hijos en campo de la afectividad (que involucra la sexualidad); es decir, cuáles comportamientos, valores, principios de vida quieren que ellos conozcan y asuman. Eso les permitirá decidir qué tipo de educación sexual quieren para sus hijos.”

Finalmente, sobre las medidas que deben tomar los padres de familia, aconsejó que al momento de decidir si un hijo suyo debe o no recibir este tipo de educación, lo importante es dar seguimiento, dialogar con los hijos ,y, si es posible, visitar el centro educativo.

 

Junta Proteccion Anuncio