“Basta ya, busquemos el orden”, pide obispo sobre caos en Crucitas

 

“Basta ya, busquemos el orden”, pide obispo sobre caos en Crucitas

 

Ma. Estela Monterrosa S.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Mons. José Manuel Garita, obispo de Ciudad Quesada, expresó el sábado 21 de abril en sus redes sociales su preocupación por lo ocurrido en el sector de Crucitas, en Cutris de San Carlos:

“Lo ocurrido anoche en Crucitas, territorio de nuestra diócesis, fue vandalismo desbordado, irrespeto manifiesto y ambición desmedida ¡Basta ya de esta situación! Busquemos el orden, el respeto, la seguridad y la paz”.

En ese sector, la empresa Industrias Infinito trató de explotar oro, pero en 2010 el Tribunal Contencioso Administrativo anuló la concesión otorgada a la compañía en 2008. Desde hace algún tiempo, ese sitio es invadido por mineros ilegales, conocidos como coligalleros, muchos de ellos inmigrantes ilegales.

Cientos de oreros atacaron con piedras y disparos a 12 policías la madrugada del 21 de abril, cuando respondieron a un llamado de auxilio de vecinos agredidos en la finca Viboyet. Además, incendiaron el campamento de la Fuerza Pública y en el intercambio de fuego falleció un coligallero.

La tensión en el lugar se mantenía al cierre de edición el 24 de abril y los vecinos denunciaban daños que no habían sido confirmados en ese momento.

 

Falta de orden

Mons. José Manuel Garita llamó la atención sobre las implicaciones que tiene la situación de Crucitas como la falta de orden y seguridad, la exposición de las personas, el maltrato del ambiente, la anarquía, la migración, entre otras. 

“Ahí hay un problema de fondo que no se ha resuelto ¿Cuál es la condición del lugar? ¿Es de una empresa o un dueño privado? ¿El Estado cómo debe intervenir? Ya basta. Ya esta situación es conocida, se ha prolongado y complicado y los implicados tienen que hacer su parte. Eso parece tierra de nadie y, a la vez, todo mundo interviene, eso es lo que ha provocado el desorden”, dijo.

Para el prelado es urgente resolver la situación “por el respeto de la dignidad de las personas, por no exponerlas a situaciones de peligro, violencia, inseguridad, a condiciones indignas; además, del maltrato del ambiente”. Y agregó: “Tenemos que ser claros, aquí hay intereses económicos de por medio que complican la solución del problema”.

Además, lamentó que los hechos llegaran al punto de violencia donde hubo un fallecido y varios heridos.

En setiembre del año anterior, Mons. Garita hizo un llamado a la “prudencia cristiana”, ante la situación en Crucitas como un potencial problema de seguridad, en la cual, el afán de buscar oro podía ser tentación de asaltos y exponer la vida de las personas.

Además, exhortaba a las autoridades “para poner orden social en lo que ha significado este desplazamiento y lo que implica el haber incursionado en una propiedad privada”; a las fuerzas vivas de la comunidad, dirigentes comunales y nacionales a volver su mirada a la zona “para proveer de trabajo digno a los pobladores” y buscar las vías para un mejor desarrollo y; a todos, “para que busquemos una verdadera conversión ecológica, de respeto al ambiente y de cuido de esta casa común que recibimos de Dios”.

 

Respuesta policial

El Ministerio de Seguridad Pública ha informado que mantiene el orden en Crucitas en razón de los hechos anteriores. “Se detendrá y deportará a los oreros ilegales, ya se ha abordado 1.428 personas extranjeras. La Fuerza Pública incrementa de manera significativa la presencia policial”.

Además, aseguró que quienes sean sorprendidos participando en la extracción de oro o faciliten de cualquier forma su cadena de producción, se les decomisarán los implementos de trabajo, minerales extraídos y materiales químicos ilegales, como el mercurio y el cianuro.

Igualmente, la Policía de Migración informó que aplican sanciones y multas a personas que faciliten las actividades al dar alojamiento o condiciones de trabajo a extranjeros en situación irregular.

Según la información divulgada, el Ministerio de Seguridad Pública ha mantenido operaciones en la zona de Crucitas de manera sistemática desde hace más de un año y en este lapso ha habido más de 180 personas aprehendidas, sin contar las del 21 de abril.

 

Junta Proteccion Anuncio