Nicaragua se consagró al Inmaculado Corazón de María

Cientos de miles de nicaragüenses peregrinaron hasta la Catedral Metropolitana de Managua el pasado 28 de abril, con el objetivo de hacer un llamado a la paz y consagrar a Nicaragua al Inmaculado Corazón de María, tras la violencia que se ha generado en ese país a raíz de las protestas ciudadanas en contra del gobierno.

El Presidente Daniel Ortega tomó la decisión unilateral de aumentar las cuotas obrero patronales del seguro social, así como una reducción del 5% de las pensiones para los jubilados. 

Esto provocó un disgusto de la población desde el 18 de abril y hubo manifestaciones en las que se denunció represiones y agresiones por parte de autoridades y grupos afines al gobierno. Los medios de comunicación han informado que la cifra de muertos ascendería a 60 personas y cientos de heridos.

Los peregrinos portaban rosarios, banderas blanquiazules y blancas con amarillo. Una vez llegados al templo catedralicio el Cardenal Leopoldo Brenes, Arzobispo de Managua, realizó la liturgia de la Palabra, y Mons. Silvio Báez, Obispo Auxiliar, procedió a hacer la consagración.

En la actividad se rezó el Santo Rosario previo a la liturgia y se pidió por todos los fallecidos en las protestas, así como por sus madres. 

También se rezó por los heridos en los enfrentamientos y la intercesión de la Virgen por los Obispos y la delegación de la Conferencia Episcopal que participará en el diálogo nacional, que fue convocado por el gobierno sin definir fecha y en el que pidió su participación como garante.

Diálogo nacional sin avances 

“Si en un mes no vemos que hay avance en el diálogo, que está estancado, que no hay buena voluntad, que no se logra ningún resultado, que estamos perdiendo el tiempo, los obispos nos retiramos”, afirmó el cardenal Leopoldo Brenes. 

Por otro lado, Mons. Báez escribió en su cuenta de Twitter que “el diálogo nacional es un riesgo. Puede ser una estrategia del Gobierno para volver a lo de siempre, a lo mejor no se logra nada”.

Y agregó: “Pero los obispos queremos la verdad, no nos dejaremos instrumentalizar y solo buscaremos lo mejor para Nicaragua. ¡Correremos el riesgo!”.

Asimismo, también ha dejado claro que “los criminales que han asesinado y torturado a nuestros jóvenes no piensen que el diálogo nacional será un manto de impunidad. Ante todo verdad y justicia”. 

Sin bien no hubo enfrentamientos violentos durante la Consagración, hubo ciertos incidentes. Días antes el Mons. Báez denunció que el Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI) no había dado la autorización para el transporte de autobuses de Masaya y Carazo. Después de su comentario en Facebook finalmente se otorgó el permiso.

Por otro lado, Mons. Brenes condenó la acción irrespetuosa de un hombre que ingresó en motocicleta a la Catedral el domingo 29 de abril y gritó de manera retadora: “¿Quién es el que quiere la paz?”. Fue invitado a salir de manera pacífica y accedió salir. El hecho fue capturado en video.

 
Junta Proteccion Anuncio