Llamado a honrar la esperanza del pueblo

Esperanza es la palabra que expresa el sentir del pueblo costarricense durante la celebración del Traspaso de Poderes el pasado 8 de mayo. El Presidente Carlos Alvarado prometió trabajar con inteligencia, equilibrio y fuerza, así como tender una mano solidaria a los más necesitados, velando por el respeto a los derechos humanos.

Danny Solano Gómez
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esperanza. Esa es la palabra expresa el sentir del pueblo costarricense durante la celebración del Traspaso de Poderes, realizado el martes 8 de mayo en la Plaza de la Democracia. En dicho acto, Luis Guillermo Solís entregó la banda presidencial al nunevo mandatario Carlos Alvarado.

Ese día, el presidente electo hizo un recorrido en el autobús del científico costarricense Franklin Chang impulsado por hidrógeno (ya que evento pretendió ser carbono neutral), viajó desde la Sabana hasta la Plaza de la Democracia, donde llegó a eso de las 9:00 a.m. 

Unas dos mil entradas para presenciar el acto fueron entregadas vía digital. Los presentes portaron banderas y aplaudieron al mandatario saliente y al entrante, así como al gabinete de este último al momento de su ingreso a la tarima.

Participaron los presidentes de Panamá, Guatemala, Aruba, El Salvador, República Dominicana, Ecuador y Bolivia. Así como representantes de otras naciones y organismos internacionales.

A las 9:15 a.m. la Presidente de la Asamblea Legislativa, Carolina Hidalgo abrió la sesión, en la cual el Presidente y su gabinete hicieron su juramento ante Dios y la patria

“¿Juráis a Dios y prometéis a la Patria, observar y defender la Constitución y las leyes de la República, y cumplir fielmente los deberes de vuestro destino? -Sí, juro, respondió Alvarado. “Si así lo hiciereis, Dios os ayude, y si no, El y la Patria os lo demanden”, replicó la presidenta legislativa.

Una vez finalizada la trasmisión de mando, el Presidente de la República y las delegaciones se trasladaron al Teatro Nacional. Luego, por la tarde, Carlos Alvarado volvió a la Plaza de la Democracia para disfrutar de los conciertos organizados para la ocasión.

“Prometo trabajar, trabajar y trabajar”

Alvarado dijo en su discurso que será la mejor versión de sí mismo para llevar adelante los asuntos del país “procurando el bienestar de todas las personas y las más humildes tendrán especial eco”.

Además hizo referencia a la celebración del bicentenario de la Independencia y a hechos histórico que marcaron su desarrollo como nación. “Este país se construyó desde abajo con condiciones adversas, no se construyó con personas cruzadas de brazos”. 

Destacó la importancia de la voluntad y del diálogo constructivo para obtener esos logros. Asimismo, destacó la educación como centro del desarrollo. “Convido a trabajar para recobrar la capacidad de creer en nosotros mismos y en lo que podemos lograr”.

Habló además sobre tender “una mano solidaria a los más necesitados”, de velar por “el respeto a los derechos humanos” y a la “diversidad” que enriquece nuestro país.

Agregó que el país requiere respuestas oportunas e inmediatas en temas que basó en siete ejes fundamentales: educación, seguridad, salud, protección y balance del medio ambiente, movilidad e infraestructura pública, empleo con enfoque territorial y estabilidad fiscal.

“Prometo trabajar, trabajar y trabajar ¡Que viva Costa Rica! ¡Que viva Costa Rica mil veces!”, gritó el Presidente, a lo que el público respondió: “Sí se puede, sí se puede”.

En las escaleras de la entrada principal, Carlos Alvarado, procedió a juramentar ante Dios y la Patria a su gabinete al frente de la entrada principal del Museo Nacional. 

Obispos expresaron sus mejores deseos

Los obispos de la Conferencia Episcopal de Costa Rica estuvieron presentes en el acto. Mons. José Rafael Quirós, deseó lo mejor al nuevo presidente en su gestión, pues “un buen gobierno viene a dar buenos resultados para el país y eso es lo que deseamos”.

Mons. Mario Quirós, Obispo de Cartago, habló sobre la importancia de que el nuevo Presidente tenga una actitud de diálogo y discernimiento para que responda a las necesidades del pueblo, y que además sus decisiones estén dirigidas a la unidad y comunión.

De la misma manera, Mons. Fray Gabriel Montero, Obispo de la Diócesis de San Isidro de El General, anhela “que el nuevo mandatario escuche mucho al pueblo, a todos los sectores, “y que tenga su corazón muy abierto al Señor”. 

“Muchas veces los gobernantes piensan resolver todos los problemas con solo fuerzas humanas, él que es creyente esperamos que dé testimonio de su fe cristiana y busque la fuerza que viene de Dios. Asimismo, deseo que demuestre que se puede hacer una política limpia, buena y santa”, agregó. 

Por su parte, Mons. José Manuel Garita, Obispo de Ciudad Quesada, expuso que “depositando primeramente la confianza en Dios, y trabajando todos por una Costa Rica mejor, la esperanza de todo un país se deposita en su gobierno, para que, dentro de cuatro años, podamos celebrar que nuestro país camina por un mejor y más promisorio rumbo para bien de todos”.

El pueblo espera un buen gobierno

José de Jesús Calero, expresó que espera del nuevo gobierno “lo que prometió” y que el Presidente “tenga su mejor disposición para el país. Sobre todo con los adultos mayores, por ejemplo, con un aumento en las pensiones. Tengo una de 100 mil colones y no alcanza. Deseo bendiciones para él y que gobierne para todo el país”, indicó.

Elizabeth Alvarado llegó desde Guadalupe. Expuso que espera un buen gobierno, pero dijo que tenemos que poner de nuestra parte, que haya mano dura con la delincuencia y que no dejen salir tanto delincuente. “Espero bastante, que no haya tanta gente en la pobreza. Nos ofrecen mucho y tengo mucha esperanza en él, que es una persona joven”, agregó.

Con un poco menos de entusiasmo la joven, Gabriela Loayza, trabajadora de un call center comentó que solo espera “que no haya otro escándalo de corrupción”. “Tengo la esperanza de que las cosas mejoren pero tampoco guardo una expectativa muy alta, al menos que las cosas estén estables”, mencionó. 

Junta Proteccion Anuncio