“Todos debemos aportar, nadie queda excluido del sacrificio”

En la Santa Eucaristía a San José Obrero, el 1 de mayo, el Arzobispo de San José habló de los privilegios escandalosos y también de los gastos superfluos del gobierno así como la evasión fiscal, todo pensando siempre en los pobres.

Danny Solano Gómez

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

“Hay palabras y sentimientos que deben brotar del alma nacional, tales como: unión y sacrificio de todos, inclusión de los más pobres en los beneficios de la economía; eliminación de la maraña burocrática para la solución de los problemas; enterrar la corrupción que es un “cáncer social”, incluyendo desterrar toda impunidad y eliminar todo tipo de polarización”.

Así habló Mons. José Rafael Quirós, Arzobispo de San José, durante la Santa Eucaristía en honor a San José Obrero, el pasado 1 de mayo, en el marco del Día Internacional de los Trabajadores.

La Santa Misa fue concelebrada por Mons. Daniel Blanco, Obispo Auxiliar, y contó con la participación del entonces Presidente Luis Guillermo Solís; así como del hoy mandatario Carlos Alvarado, representantes de sindicatos y agrupaciones de trabajadores.

Monseñor se refirió a la situación fiscal que enfrenta el país y consideró necesario que “con objetividad se establezca una mesa de diálogo para analizar el tema.

Nadie queda excluido

El Arzobispo fue claro en que “todos debemos aportar, nadie queda excluido del sacrificio”, sin embargo agregó que “en conciencia, quienes gozan de privilegios por salarios o pensiones de escandalosa cantidad de millones deben solidariamente ser generosos”. 

Habló sobre poner la mirada en gastos superfluos, la evasión, el contrabando y la corrupción. “Pensar en los más pobres es fundamental”, mencionó.

El Prelado también expuso que se deberá vigilar por la estricta buena administración de los recursos del Estado, la ejecución de presupuestos y medición de la eficiencia de los trabajadores públicos.

“¿Qué pasará con la canasta básica y el precio de las medicinas? La alimentación y la salud son de suma importancia para la paz social. ¿Qué sucederá en adelante con las empresas que reportan no tener utilidades?”, se cuestionó Mons. Quirós.

Por otro lado, animó a los miembros de las distintas organizaciones de trabajadores para que busquen no solo el bienestar y el interés particular, sino la conformación de nuevos vínculos de solidaridad.

Y abogó por “una economía sustentada sobre la base de la solidaridad”. “No son pocos los ejemplos que tenemos de cooperativas y emprendedurismos solidarios que así lo demuestran”, señaló.

Monseñor se refirió a empresas “donde el valor central sean de los trabajadores y de su quehacer, antes que un ámbito puramente económico, sean considerados una comunidad de personas”.

Desempleo en jóvenes profesionales

El pastor arquidiocesano habló también de manera particular acerca de los jóvenes que, aun con formación técnica y profesional, experimentan frustración al no encontrar un puesto de trabajo conforme a su conocimiento y capacidad.

“Es grande el reto en este campo, pues, si el Estado no resuelve la carencia de oportunidades educativas y laborales para gran parte de la población juvenil, muchos de estos jóvenes se verán sumidos en una situación de marginación, ya no solo educativa sino social”.

En esa línea, llamó la atención sobre la necesidad de brindar la oportunidad a los ciudadanos de ingresar al sistema educativo a las personas.

Mensaje a nuestros diputados

El Arzobispo aprovechó también para enviar un saludos a los nuevos diputados en la Asamblea Legislativa.

“Pido al Señor se dejen guiar por él en la producción de buenas leyes que expresen la voluntad del pueblo, en los distintos órdenes de la vida nacional, tales como la economía, la vida social, la educación, la salud, la ecología, entre otros, impregnados de los más altos valores humanos y, sin temor alguno, cristianos”.

Y agregó: “Nuestra historia nos enseña que cuando esto se ha aplicado, ha dado excelentes resultados, y no permitir que desde fuera nos impongan perspectivas que obedecen a otras realidades”.

Presidente Alvarado:  “El plan debe tener mayor progresividad”

El Presidente Carlos Alvarado, dijo que comparte la preocupación del Arzobispo respecto al desempleo y a la situación fiscal del país.

“Hemos planteado un enfoque de resolución del desempleo considerando los distintos territorios, hay más desempleo en ciertas áreas del país. 

También considerando la educación y la reducción de tramitología y complicaciones como formas de acelerar la economía”, mencionó.

Añadió que en materia fiscal comparte que el plan debe tener la mayor progresividad. “Hemos dicho que debe ser un plan en el cual todos debemos contribuir, pero cada quién según su capacidad. El diseño del plan se está trabajando para que tenga esas características”.

En relación con el aumento del IVA y el precio de la Canasta Básica expuso que el diseño actual “está hecho para no perjudicar de ninguna manera a las clases más necesitadas (…) sino para conseguir una recaudación mayor de aquellos sectores que más consumen”, mencionó.

El gobernante electo también dijo estar abierto a abrir mesas de diálogo para discutir diversos temas, entre ellos la situación fiscal, no obstante apuntó que el tiempo juega en contra y necesitan avanzar.  

Por su parte, Gilberto Cascante, presidente de la Asociación Nacional de Empleados Públicos (ANDE) expresó que: “Monseñor hace un discurso muy sabio, donde hace un análisis de toda la coyuntura social, política y económica que está pasando nuestro país”.

De acuerdo con el líder sindical, el Arzobispo llama la atención al gobierno pues “tenemos que pensar en la canasta básica, en el que menos tiene, en que la educación privada se va a hacer más cara, así como los medicamentos y las consultas”.

Sobre el abrir una mesa de diálogo para discutir el tema fiscal, Cascante mencionó que es una propuesta que han venido realizando la unidad sindical donde los trabajadores tengan representación. 

“Queremos que en los primeros ocho días del gobierno de Carlos Alvarado tengamos la posibilidad de sentarnos a discutir y de mejorar el proyecto de Ley. 

Nunca hemos dicho que el proyecto 20580, el pago a los impuestos, no debamos hacerlo, todo lo contrario, este país necesita el apoyo y las manos de todos (…) pero que sea un poco más equitativo”, dijo.

El mandatario saliente, Luis Guillermo Solís, vio coincidencias con lo expresado por Mons. Quirós respecto a buscar una tecnificación de tributación directa para bajar la evasión y la elusión fiscal, invertir mejor y luchar contra la corrupción.

Asimismo, insistió en la necesidad de aprobar el plan fiscal para evitar una crisis económica.

 
Junta Proteccion Anuncio