“Los empleados públicos no son responsables de la crisis fiscal”

Albino Vargas, Asociación Nacional de Empleados Públicos, ANEP

“No es cierto que los empleados públicos sean los responsables del déficit fiscal, hay cómo demostrarlo y como desmentirlo, el principal disparador es el pago diario de los intereses de la deuda pública”. Así de tajante es Albino Vargas, la cara más visible del sindicalismo en nuestro país. Esa es, de hecho, su razón principal para oponerse a centrar la discusión en temas como empleo público y convenciones colectivas en un eventual plan fiscal.

Laura Ávila Chacón

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

¿Cuáles son los grandes retos del nuevo gobierno desde el punto de vista sindical?

Desde la perspectiva sindical nosotros apuntamos a que el problema número uno de la sociedad costarricense es el crecimiento de la desigualdad, se está volviendo sistemática y cada vez sentimos que hay más costarricenses que están excluidos de los beneficios del crecimiento económico y hay otro gran grupo de costarricenses que tienen miedo de quedar excluidos de los beneficios de ese crecimiento y que se sienten viajando en ruta hacia la pobreza. Una gran parte de la población de este país no tiene ninguna certeza sobre su futuro. Nosotros creemos que ese es el problema matriz que a su vez alimenta otros problemas.

¿A qué otros problemas se refiere?

La corrupción pública y privado con ropaje legal o sin él, la violencia en todas sus manifestaciones; criminal, económica, doméstica, contra la mujer y hasta laboral. Otro es la penetración del narcotráfico, lo que llamamos nosotros por arriba y por debajo de la sociedad. En ese escenario emerge el tema fiscal, nosotros como sindicatos no le agregamos ni gravedad ni magnitud al déficit, por su peligro si no se resuelve, va a afectar a los costarricenses que ni siquiera han nacido. Por eso nosotros abogados por un gran diálogo social, político que incluya sectores empresariales, coopertativos, solidaristas y sindicalistas para encontrar una solución integral a este grave problema.

¿Cómo describiría la magnitud del problema fiscal?

Nosotros creemos que no hay paquete fiscal de impuestos que alcance con la magnitud del pago diario de intereses de la deuda pública o del volumen total de la deuda pública.  Desde que don Carlos Alvarado Quesada se convirtió en Presidente de la República a partir del 8 de mayo, en la primera hora de su mandato ya había que cancelar 146 millones de intereses de  la deuda, en la segunda hora igual y al término de su primer día, es decir de las primeras 24 horas había que pagar 3.500 millones de colones más, conservadoramente hablando, de la deuda pública. Es decir, el endeudamiento público es de una magnitud y los intereses de la deuda son de tal magnitud que reitero, no hay paquete fiscal que lo sostenga. Hay que poner en mesa la magnitud de este problema como también hay que poner en mesa la magnitud de la evasión fiscal y las exoneraciones en todas sus manifestaciones que suman más o menos de 8,5 puntos  del  Producto Interno Bruto.

¿Cuáles exoneraciones  le parecen inapropiadas?

Hay de todo tipo, productos de lujo, asuntos suntuarios, productos agropecuarios, insumos para producir materiales de todo tipo. Nosotros no estamos diciendo que se eliminen todas, pues en una mesa de diálogo usted puede pellizcar. Por ejemplo,  hay una que nadie quiere tocar y son las zonas francas, entonces imagínese que hay un amplio abanico de opciones para trabajar el tema fiscal o el déficit fiscal en medio de un gran acuerdo nacional. El gobierno anterior y el gobierno actual nos dicen que ya no hay el tiempo, que van a venir los calificadores de riesgo y van a decir que Costa Rica se porta mal con relación a su problema fiscal, entonces les dicen que les van a bajar su calificación por riesgo, que los inversores van a dejar de venir o van a  subir las tasas de interés. Entonces, se dice que se debe aprobar con urgencia un proyecto de contingencia fiscal. Es cierto requerimos un plan de contingencia fiscal por el lado de la progresividad tributaria es decir, que aporten más los que pueden aportar más, ahí usted puede trabajar  o grabar las importaciones, usted puede considerar una tasa transitoria por cierto tiempo a las transacciones financiero-bancarias después de cierto monto para arriba, por ejemplo a partir de 10 mil dólares, el año pasado hubo 5.6 puntos de producto interno bruto que se movieron en transacciones financiero-bancarias digitales, en ese plan de contigencia fiscal usted puede pasar solo las rentas de capital para que el pueblo vea que es por los de arriba que empieza el ajuste, usted puede gravar un poco una tasa transitoria al patrimonio, que lo hizo una vez en nuestra historia don José Figueres, usted puede también trabajar todo lo que tiene que ver con el gasto superfluo y usted podría aprobar dos o tres leyes urgentísimas para hacer más duro el fraude fiscal.

En la mesa de diálogo, ¿están dispuestos a hablar temas como recorte al gasto, beneficios y convenciones colectivas?

Si usted acepta dialogar con otros tiene que poner todo en mesa. Usted no tiene que decir de esto no, o de esto sí. Quisiéramos llevar a esa mesa de diálogo nuestras contrapartes, por ejemplo, las realidades del empleo público que no se han podido decir. Siempre hemos criticado que en el tema del empleo público ha habido en los últimos tiempos una gigantesca campaña de agresión psicológica y de terrorismo ideológico. Hay 14 sistemas de empleo público en este país y hay compañeros empleados públicos que están en el salario mínimo o por debajo. En una mesa de diálogo se sorprendería ver que los hay en el sector salud, misceláneos, el canal de televisión estatal y que el tema de las convenciones colectivas es una de las más grandes tergiversaciones propagandísticas de los últimos tiempos que no está en la zona del déficit. 

¿Entonces para usted el déficit fiscal no obedece de ningún modo a los salarios y beneficios de los empleados públicos?

Hay cómo demostrarlo y como desmentirlo, hoy en día el mayor disparador del gasto público es el pago diario de los intereses de la deuda pública, ese es el disparador. Usted coge el salario del policía, del maestro, oficinista y técnicos del gobierno central y no encuentra los privilegios, esa afirmación yo quiero que me la demuestren en una mesa de diálogo. Si hay excesos en el empleo público se deben discutir, y los debe haber, pero en todo caso, en las magnitudes que se ha querido hacer ver no son el principal detonante del déficit fiscal.

¿Adónde apuntaría entonces?

Urge una reforma del Estado, urge resolver duplicidades institucionales, urge resolver las dictaduras de los mandos medios que se aprovecharon de sus puestos y se convirtieron en feudos, urge resolver el problema de licitaciones y concesiones donde hay una fiesta de recursos públicos tomados por intereses privados.  En los concejos también hay mucha tela que cortar, nosotros no nos cerramos a discutir, yo mismo he dicho que el sistema del Servicio Civil se convirtió en una lluvia de anualidades y que en muchas oficinas públicas al servidor excelente, el que destaca, muchas veces se convierte en una amenaza para los que están en zona de confort, todo eso lo queremos discutir y todo lo que tenga que ver con empleo público, pero no se vale discutirlo primero al calor de un tema fiscal, y discutirlo sin puntualizar caso por caso, situación por situación, no tenemos miedo a eso. En los últimos tiempos se ha dicho que los empleados públicos ganan el doble de los que trabajan en el sector privado y que los empleados públicos tienen convenciones colectivas y que todos son vagabundos, corruptos y para peores tienen sindicatos, esa ha sido la matriz que se ha vendido.  

¿Qué opinión le merece el sistema de recaudación?

Tenemos que mejorar los mecanismos recaudatorios, por ejemplo fortalecer la policía fiscal. La gran pregunta es qué hacemos con la deuda, ¿no sería conveniente hablar de la deuda?, ¿a quien se le debe?, ¿quienes son nuestros acreedores?, ¿cuánto es deuda nacional, cuánto es deuda internacional? ¿No se puede diferir el pago de intereses, no se puede refundir, no se pueden reestructurar plazos, condiciones de pago de intereses o bien cuál se podría condonar?  Yo creo que a este volumen del pago de intereses de la deuda no habrá paquete fiscal que alcance. Me sorprendió don Helio Fallas que dijo que incluso este paquete fiscal no va alcanzar, que en poco tiempo estaremos pidiendo otro y claro, si no hablamos de la deuda o del pago de intereses de la deuda, estamos perdidos.

¿Aparejado a la contención del gasto?

Puntualicemos, ¿queremos contención del gasto en las cárceles?, no se. ¿Queremos contención del gasto en seguridad ciudadana?, no se. ¿Queremos contención del gasto en la atención de los chiquitos que van a las guarderías de los Cencinai?, no se. ¿Queremos contención del gasto en los niños y adolescentes vulnerables del Patronato Nacional de la Infancia?, no se. Por el contrario, ocupamos una reforma del Estado, además debemos reformar el régimen licitatorio. En eso la empresa privada tiene mucha responsabilidad, en revisar su papel en el gasto público. No es un tema de discutir cuantas anualidades recibe fulano o pluses recibe sutano, que sin duda es parte de la discusión, pero no es la discusión.

¿Qué actitud ofrecen ustedes como sindicalistas al gobierno? 

Propuestas, muchas propuestas. Hemos estudiado por mucho tiempo la realidad de este país. Yo soy un sindicalista que defiendo mucho la doctrina social de la Iglesia y defiendo mucho el mensaje del Papa Francisco y he entendido que la doctrina social plantea que hay que hacer algo en sociedades tan desiguales y Costa Rica va por ese sendero.Y un gobierno como este, tiene que estar dispuesto a dialogar.

¿Me puede decir algunas de esas propuestas sindicales?

Regular los intereses de usura de las tarjetas de crédito, crear una especie de fondo social de ayuda solidaria a personas altamente endeudadas que no tienen liquidez salarial y que perdieron esa liquidez, no por irresponsabilidad, sino porque los ahogó el sistema económico, creemos que se debe implantar la renta global o universal con urgencia para que todas las rentas de las personas se sumen y sobre eso se tase, creemos que urge un impuesto transitorio a las transacciones financiero-bancarias después de cierto monto, urge un impuesto transitorio al patrimonio de las grandes fortunas, creemos que es urgente dos o tres nuevas leyes para sancionar con más fuerza el robo de impuestos, creemos que es necesario una ley general de salario de la alta cúpula política del Estado para dar el ejemplo, también deben  ser regulados los de las superintendencias y gerencias bancarias. Creemos que en la evaluación del desempeño público debe participar la ciudadanía usuaria de los servicios, si yo estoy en ventanilla y cada vez que usted pide atención yo no le sonrío, no le atiendo bien, usted debería tener el derecho de decir que usted, servidor público, me está tratando muy mal. Considero además que se debe reformar el sistema del Servicio Civil para resaltar la excelencia, no la calificación e introducir los incentivos por productividad, por cumplimiento de objetivos y metas.

Hay conciencia entre los sindicatos de las consecuencias que podrían traer una crisis económica especialmente para los más pobres del país?

Terrible, estoy asustado. Me aterroriza que estamos ya transitando el camino de Grecia. Y en el transitar del camino de Grecia todo el mundo se va, los pobres de los más pobres son los que sufrirían más, pero también la micro, pequeñas y medianas empresas van a sufrir así como los sectores económicamente poderosos, que han ganado mucho con las políticas macroeconómicas de los últimos gobiernos. Aquí la crisis fiscal es de tan magnitud, que no creo que el sistema de partidos la pueda resolver por sí sola, pues deben estar involucrados los principales sectores sociales, productivos y representativos de la sociedad y nosotros queremos apostar de ello. 

Junta Proteccion Anuncio