Desigualdades retan acción de la Iglesia

Ma. Estela Monterrosa S.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Participación electoral, educación, salud, seguridad y economía son las dimensiones analizadas para crear el Índice de Desarrollo Social, que refleja las posibilidades de los habitantes de los 483 distritos del país para acceder a un conjunto de derechos básicos.

Este documento fue publicado en marzo por el Ministerio de Planificación y Política Económica (MIDEPLAN). A partir de él, la Pastoral Social Cáritas elaboró un estudio desde el punto de vista de la Iglesia, segregando la información sobre los distritos y cantones por diócesis, para que sea una herramienta útil en el trabajo de estas, explicó el Pbro. Edwin Aguiluz, secretario ejecutivo.

El resultado fue el libro electrónico “Desarrollo Social en las diócesis de Costa Rica”, elaborado por el mismo Aguiluz y Edward Agüero. “Es la primera vez, que sepamos, que se hace una adecuación de una investigación de esta naturaleza al ámbito de las diócesis del país”, agregó el sacerdote.

Según los autores, aunque el IDS 2017 contempla el desarrollo cantonal, está centrado en los distritos, lo que permite apreciar con mayor precisión las asimetrías en los territorios que componen los cantones.

Agregan que es de interés “para la acción solidaria de la Iglesia, por una parte, porque contiene información relevante para los proyectos que pueden ser formulados desde las diócesis en favor de la población en situación de desventaja social. Por otra, porque permite tener más claras las necesidades de las poblaciones que requieren atención prioritaria, no solo por parte del Estado, sino de la misma Iglesia”.

El libro se divide en tres partes, la primera es un resumen los aspectos básicos del IDS 2017, la segunda presenta los datos principales del IDS con enfoque regional diocesano y la tercera identifica las diferencias entre el Índice de Desarrollo Social y los Índices de Desarrollo Humano y de Pobreza Humana para evidenciar que se trata de herramientas complementarias en orden a una visión más integral del desarrollo humano.

¿Qué es el Índice de Desarrollo Social?, ¿Qué muestra el IDS sobre las diócesis?, la acción eclesial y más detalles de este reportaje encuéntrelos en la edición impresa de Eco Católico. 

Se debe respetar la naturaleza

El ser humano posee una naturaleza que no puede manejar a su antojo. La decisión del Tribunal Supremo de Elecciones de aprobar el cambio de sexo y de nombre por la autopercepción que la persona tiene de sí, es ceder al criterio subjetivo por encima de la constitución biológica, un rasgo muy propio de la ideología de género.

Ma. Estela Monterrosa S.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Los cambios sugeridos por la Corte Interamericana de Derechos Humanos en la opinión consultiva OC-24/17, llamada “Identidad de género, e igualdad y no discriminación a parejas del mismo sexo”, ya empezaron a darse en Costa Rica.

El Tribunal Supremo de Elecciones dispuso aprobar y regular el cambio de nombre por identidad de género autopercibida para las personas que así lo soliciten al Registro Civil, desde el lunes 14 de mayo.

La Conferencia Episcopal de Costa Rica manifestó su clara posición sobre esta medida en un comunicado que publicamos íntegro en esta edición (Ver página 9) aunque desde hace tiempo los mismos obispos o sus representantes se han expresado sobre el tema.

Así, por ejemplo, al discutirse un proyecto de ley para el reconocimiento de los derechos a la identidad de género desde el año pasado, el Pbro. Mauricio Granados, secretario ejecutivo de la Conferencia Episcopal indicaba que “en realidad, se renuncia a que el sexo o bien el género de la persona sea un elemento marcado por la naturaleza, según su constitución biológica, y sea más bien un criterio subjetivo el que indique como debe ser percibido el interesado por la sociedad y esto tenga implicaciones legales en la asignación del nombre y de la determinación del sexo en la identificación oficial de la persona”.

En cuanto al cambio de nombre, frente a ese proyecto, indicó que en el país ya existía un procedimiento administrativo en sede judicial para el cambio de nombre “al cual tenemos derecho todos los costarricenses en iguales condiciones; no parece sensato establecer un procedimiento especial para un sector de la población”.

Mons. José Rafael Quirós también se refirió al tema en su columna “En Diálogo” y desde enero del 2016 recordaba que el Papa Benedicto XVI afirmaba que existe “ecología del hombre” porque “también el hombre posee una naturaleza que él debe respetar y que no puede manipular a su antojo”. 

“En esta línea, cabe reconocer que nuestro propio cuerpo nos sitúa en una relación directa con el ambiente y con los demás seres vivientes. La aceptación del propio cuerpo como don de Dios es necesaria para acoger y aceptar el mundo entero como regalo del Padre y casa común, mientras una lógica de dominio sobre el propio cuerpo se transforma en una lógica a veces sutil de dominio sobre la creación. Aprender a recibir el propio cuerpo, a cuidarlo y a respetar sus significados, es esencial para una verdadera ecología humana. También la valoración del propio cuerpo en su femineidad o masculinidad es necesaria para reconocerse a sí mismo en el encuentro con el diferente. De este modo es posible aceptar gozosamente el don específico del otro o de la otra, obra del Dios creador, y enriquecerse recíprocamente. Por lo tanto, no es sana una actitud que pretenda «cancelar la diferencia sexual porque ya no sabe confrontarse con la misma»” (Laudato Si’, n. 155), afirmó.

En ese momento, el prelado explicó que es importante tener presente que las expresiones ‘transexualidad’, ‘trastorno de la identidad de género’, ‘disforia de género’, ‘transgender’, ‘identidades trans’, -y algunas otras-, aunque comúnmente utilizadas, no responden -en virtud de la ideología subyacente- a la antropología cristiana.

“La Iglesia seguirá rechazando todas las acciones de violencia, discriminación y exclusión que atentan contra la dignidad de la persona y, por su mismo compromiso, seguirá apelando, con coherencia y determinación, a una genuina visión integral del ser humano”, añadió. 

Cambios a partir de mayo

El Tribunal Supremo de Elecciones aprobó el cambio de nombre por identidad de género el y dispuso que la indicación del sexo de nacimiento se suprimirá de la cédula de identidad para evitar estigmatización.

Los cambios se basaron en un informe técnico preparado por la comisión interna que estudió la Opinión Consultiva (OC-24/17) de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Así, el TSE aprobó y reguló el cambio de nombre por identidad de género autopercibida. Además, contempla -para viabilizar en sede registral el cambio de nombre- que el procedimiento prescinda de mayores formalidades, no requerirá la publicación de edictos y será gratuito.

El otro gran tema plateado por la CIHD fue el matrimonio entre personas del mismo sexo, pero en este caso, el TSE estimó que el trámite de inscripción de matrimonio entre personas del mismo sexo dependerá de que se anule o derogue artículo del Código de Familia.

“En lo que respecta a la inscripción definitiva de dichos matrimonios, para que esta sea posible, es necesario que previamente sea dejado sin efecto (por anulación o derogación) el artículo 14.6 del Código de Familia. Ello, en nuestro ordenamiento jurídico, solo puede hacerlo la Sala Constitucional (que en este momento tiene varios expedientes abiertos relativos a ese particular) o la Asamblea Legislativa”, indicó el TSE en un comunicado. 

Agregó que continuarán recibiendo las solicitudes de inscripción de matrimonios entre personas del mismo sexo y las tramitarán, pero no se inscribirán mientras siga vigente el artículo 14.6 del Código de Familia.

Comunicado de la Conferencia Episcopal de Costa Rica

Ante la decisión del Tribunal Supremo de Elecciones que aprueba el cambio de nombre por identidad de género

Como Pastores del Pueblo de Dios recordamos el comportamiento del Señor Jesús que en un amor ilimitado se ofrece a todas las personas sin excepción por lo que, una vez más, manifestamos nuestra consideración para aquellas familias que viven la experiencia de tener en su seno a personas con tendencias homosexuales; igualmente reiteramos que toda persona, independientemente de su tendencia sexual, ha de ser respetada en su dignidad y acogida con respeto, defendida de todo signo de discriminación injusta y particularmente de cualquier forma de agresión y violencia.   

Igualmente queremos hacer eco de las palabras del Papa Francisco que nos ha declarado que  “nadie puede pensar que debilitar a la familia como sociedad natural fundada en el matrimonio es algo que favorece a la sociedad por lo que las uniones entre personas del mismo sexo no pueden equipararse sin más al matrimonio”.  

En nuestro deber de iluminar conforme a la Verdad revelada a nuestros fieles y a toda la ciudadanía, en torno a la decisión del Tribunal Supremo de Elecciones hecha pública el lunes 14 de mayo de 2018, en la que actuando como jerarca administrativo del Registro Civil, conoció el informe técnico preparado por la comisión interna que estudió la Opinión Consultiva (OC-24/17) de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, así como las recomendaciones registrales que esa comisión formuló y decidió:

Sobre la base de esa opinión experta, el TSE adoptó una serie de decisiones, partiendo del reconocimiento de que dicho pronunciamiento es vinculante para Costa Rica.

De conformidad con ese reconocimiento, el TSE aprobó y reguló el cambio de nombre por identidad de género autopercibida para las personas que así lo soliciten al Registro Civil...

Con el fin de evitar efectos estigmatizantes, adicionalmente, se procederá a eliminar la indicación del sexo de nacimiento en todas las cédulas de identidad. 

I. La Iglesia Católica cree firmemente en la dignidad de la Persona Humana, única creatura a la que Dios ha amado en sí misma , dicha enseñanza perenne e inmutable de la Iglesia a través de los siglos, es reflejada también en la justificación ideológica de la doctrina de los Derechos Humanos, principios que deben informar todo el sistema jurídico nacional.

En este sentido la Iglesia católica, recuerda que todo reconocimiento de derechos a la Persona Humana debe darse desde el mayor respeto y consonancia con la naturaleza misma del ser humano, pues toda acción que desfigure o oscurezca la naturaleza humana, lejos de ser un derecho o una acción que promueva a la persona, se constituye en un elemento que oscurece su verdadero desarrollo como ser humano, recordamos que inscrito en la naturaleza del ser humano como designio divino del Creador para el ser humano, fue crearlo como varón y mujer. 

No puede haber, por consiguiente, verdadera promoción de la dignidad del hombre si no se respeta el orden esencial de su naturaleza. Es cierto que en la historia de la civilización han cambiado, y todavía cambiarán, muchas condiciones concretas y muchas necesidades de la vida humana; pero toda evolución de las costumbres y todo género de vida deben ser mantenidos en los límites que imponen los principios inmutables fundados sobre los elementos constitutivos y sobre las relaciones esenciales de toda persona humana; estos elementos y relaciones trascienden las contingencias históricas. 

Dicho respeto a la naturaleza del ser humano es basamento necesario para poder tomar un juicio verdadero sobre lo que robustece o permite desarrollar con mayor seguridad la Dignidad de la Persona Humana en orden al Bien Común. Al respecto nos pide el Papa Francisco que no caigamos en el pecado de pretender sustituir al Creador. Somos creaturas, no somos omnipotentes. Lo creado nos precede y debe ser recibido como don. Al mismo tiempo, somos llamados a custodiar nuestra humanidad, y eso significa ante todo aceptarla y respetarla como ha sido creada.   

II. La decisión del Tribunal Supremo de Elecciones viene a aplicar directamente en nuestro ordenamiento jurídico la Opinión Consultiva de la Corte Interamericana de Derechos Humanos dada a conocer hace pocos meses, imponiendo una serie de normas sin la mediación del legislador costarricense y constituyéndose en un atropello a la cultura, idiosincrasia de nuestro pueblo y provocando una serie de consecuencias sociales y jurídicas de imprevisibles consecuencias, tales como la anulación del dato fáctico de la sexualidad humana, la vulneración del concepto jurídico de matrimonio vaciando de valor el artículo 14 inciso 6 del Código de Familia, que establece el matrimonio entre varón y mujer,  consecuencias para nuestro sistema de cuotas en los procesos de elecciones con base en el sexo (listas de candidatos y candidatas a elección popular, por ejemplo), consecuencias para los sistemas de pensiones (no existe paridad en la edad de jubilación para hombres y mujeres) y hasta para nuestro sistema penal (¿Cómo se entenderá a partir de ahora el feminicidio?).

III. La decisión del Tribunal Supremo de Elecciones tendrá serias consecuencias en el estado civil de las personas, aún de terceros de buena fe y en la concepción de matrimonio establecido por el legislador costarricense, aunque el órgano electoral no lo admita, pues se crea una ventana que posibilita que una persona cambie no sólo su nombre, cosa que ya es posible hacer en nuestro sistema jurídico, sino que oculte o haga insegura su determinación de sexo, la cual no estará registrada en el documento llamado cédula de identidad y en sus registros civiles, de tal manera que no es posible a un tercero de buena fe, saber si biológicamente esta persona es varón o mujer, por lo que un tercero de buena fe puede ser inducido a contraer matrimonio con una persona de su mismo sexo sin saberlo, violando así no sólo la buena fe sino también la legislación del Código de Familia que establece la prohibición del matrimonio de personas del mismo sexo. Dicha decisión desdice la obligación del Estado de proteger el concepto de familia que el constituyente quiso privilegiar en nuestra Carta Magna y al matrimonio heterosexual como la base de este concepto de familia, mismo protegido por la misma jurisprudencia de la Sala Constitucional. 

IV. Esta decisión también menoscaba la libertad religiosa, pues pone en peligro la convicción cristiana de que el matrimonio será siempre entre varón y mujer.

V. La decisión del Tribunal Supremo de Elecciones toma una decisión que con la apariencia de una mera decisión jurídica administrativa registral, toca sensiblemente el ordenamiento jurídico nacional, sin que la actuación de los órganos que detentan la creación y la interpretación de la Ley, causando un verdadero y sensible daño a nuestra institucionalidad.

VI. Como ciudadanos y como cristianos no podemos sino rechazar moralmente esta decisión del Tribunal Supremo de Elecciones, pues consideramos que se aleja del Bien Común para favorecer indebidamente a sectores sociales que detentan reivindicaciones basadas en una muy particular interpretación de los Derechos Humanos.

Rogamos al Señor ilumine a nuestros gobernantes en los diversos poderes del Estado, a fin de que favorezcan siempre Bien Común y nunca privilegiando intereses particulares.

En San José, el 15 de mayo de 2018.

Obispos de Costa Rica

“Todos debemos aportar, nadie queda excluido del sacrificio”

En la Santa Eucaristía a San José Obrero, el 1 de mayo, el Arzobispo de San José habló de los privilegios escandalosos y también de los gastos superfluos del gobierno así como la evasión fiscal, todo pensando siempre en los pobres.

Danny Solano Gómez

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

“Hay palabras y sentimientos que deben brotar del alma nacional, tales como: unión y sacrificio de todos, inclusión de los más pobres en los beneficios de la economía; eliminación de la maraña burocrática para la solución de los problemas; enterrar la corrupción que es un “cáncer social”, incluyendo desterrar toda impunidad y eliminar todo tipo de polarización”.

Así habló Mons. José Rafael Quirós, Arzobispo de San José, durante la Santa Eucaristía en honor a San José Obrero, el pasado 1 de mayo, en el marco del Día Internacional de los Trabajadores.

La Santa Misa fue concelebrada por Mons. Daniel Blanco, Obispo Auxiliar, y contó con la participación del entonces Presidente Luis Guillermo Solís; así como del hoy mandatario Carlos Alvarado, representantes de sindicatos y agrupaciones de trabajadores.

Monseñor se refirió a la situación fiscal que enfrenta el país y consideró necesario que “con objetividad se establezca una mesa de diálogo para analizar el tema.

Nadie queda excluido

El Arzobispo fue claro en que “todos debemos aportar, nadie queda excluido del sacrificio”, sin embargo agregó que “en conciencia, quienes gozan de privilegios por salarios o pensiones de escandalosa cantidad de millones deben solidariamente ser generosos”. 

Habló sobre poner la mirada en gastos superfluos, la evasión, el contrabando y la corrupción. “Pensar en los más pobres es fundamental”, mencionó.

El Prelado también expuso que se deberá vigilar por la estricta buena administración de los recursos del Estado, la ejecución de presupuestos y medición de la eficiencia de los trabajadores públicos.

“¿Qué pasará con la canasta básica y el precio de las medicinas? La alimentación y la salud son de suma importancia para la paz social. ¿Qué sucederá en adelante con las empresas que reportan no tener utilidades?”, se cuestionó Mons. Quirós.

Por otro lado, animó a los miembros de las distintas organizaciones de trabajadores para que busquen no solo el bienestar y el interés particular, sino la conformación de nuevos vínculos de solidaridad.

Y abogó por “una economía sustentada sobre la base de la solidaridad”. “No son pocos los ejemplos que tenemos de cooperativas y emprendedurismos solidarios que así lo demuestran”, señaló.

Monseñor se refirió a empresas “donde el valor central sean de los trabajadores y de su quehacer, antes que un ámbito puramente económico, sean considerados una comunidad de personas”.

Desempleo en jóvenes profesionales

El pastor arquidiocesano habló también de manera particular acerca de los jóvenes que, aun con formación técnica y profesional, experimentan frustración al no encontrar un puesto de trabajo conforme a su conocimiento y capacidad.

“Es grande el reto en este campo, pues, si el Estado no resuelve la carencia de oportunidades educativas y laborales para gran parte de la población juvenil, muchos de estos jóvenes se verán sumidos en una situación de marginación, ya no solo educativa sino social”.

En esa línea, llamó la atención sobre la necesidad de brindar la oportunidad a los ciudadanos de ingresar al sistema educativo a las personas.

Mensaje a nuestros diputados

El Arzobispo aprovechó también para enviar un saludos a los nuevos diputados en la Asamblea Legislativa.

“Pido al Señor se dejen guiar por él en la producción de buenas leyes que expresen la voluntad del pueblo, en los distintos órdenes de la vida nacional, tales como la economía, la vida social, la educación, la salud, la ecología, entre otros, impregnados de los más altos valores humanos y, sin temor alguno, cristianos”.

Y agregó: “Nuestra historia nos enseña que cuando esto se ha aplicado, ha dado excelentes resultados, y no permitir que desde fuera nos impongan perspectivas que obedecen a otras realidades”.

Presidente Alvarado:  “El plan debe tener mayor progresividad”

El Presidente Carlos Alvarado, dijo que comparte la preocupación del Arzobispo respecto al desempleo y a la situación fiscal del país.

“Hemos planteado un enfoque de resolución del desempleo considerando los distintos territorios, hay más desempleo en ciertas áreas del país. 

También considerando la educación y la reducción de tramitología y complicaciones como formas de acelerar la economía”, mencionó.

Añadió que en materia fiscal comparte que el plan debe tener la mayor progresividad. “Hemos dicho que debe ser un plan en el cual todos debemos contribuir, pero cada quién según su capacidad. El diseño del plan se está trabajando para que tenga esas características”.

En relación con el aumento del IVA y el precio de la Canasta Básica expuso que el diseño actual “está hecho para no perjudicar de ninguna manera a las clases más necesitadas (…) sino para conseguir una recaudación mayor de aquellos sectores que más consumen”, mencionó.

El gobernante electo también dijo estar abierto a abrir mesas de diálogo para discutir diversos temas, entre ellos la situación fiscal, no obstante apuntó que el tiempo juega en contra y necesitan avanzar.  

Por su parte, Gilberto Cascante, presidente de la Asociación Nacional de Empleados Públicos (ANDE) expresó que: “Monseñor hace un discurso muy sabio, donde hace un análisis de toda la coyuntura social, política y económica que está pasando nuestro país”.

De acuerdo con el líder sindical, el Arzobispo llama la atención al gobierno pues “tenemos que pensar en la canasta básica, en el que menos tiene, en que la educación privada se va a hacer más cara, así como los medicamentos y las consultas”.

Sobre el abrir una mesa de diálogo para discutir el tema fiscal, Cascante mencionó que es una propuesta que han venido realizando la unidad sindical donde los trabajadores tengan representación. 

“Queremos que en los primeros ocho días del gobierno de Carlos Alvarado tengamos la posibilidad de sentarnos a discutir y de mejorar el proyecto de Ley. 

Nunca hemos dicho que el proyecto 20580, el pago a los impuestos, no debamos hacerlo, todo lo contrario, este país necesita el apoyo y las manos de todos (…) pero que sea un poco más equitativo”, dijo.

El mandatario saliente, Luis Guillermo Solís, vio coincidencias con lo expresado por Mons. Quirós respecto a buscar una tecnificación de tributación directa para bajar la evasión y la elusión fiscal, invertir mejor y luchar contra la corrupción.

Asimismo, insistió en la necesidad de aprobar el plan fiscal para evitar una crisis económica.

 

Clamores de libertad sacuden Nicaragua

Clamores de libertad sacuden Nicaragua

 

“Hay pecados sociales que ningún ser humano puede ignorar sino que debe denunciar…” con estas palabras la Iglesia condenó la represión violenta, los muertos y los heridos tras las recientes manifestaciones del pueblo nicaragüense, clamores de democracia y libertad que piden cambios de fondo en el vecino país.

 

Danny Solano Gómez

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

“La Policía ha querido entrar al recinto de la Catedral de Managua”, escribió en redes sociales el Obispo Auxiliar de Managua, Mons. Silvio Báez. 

Cientos, en su mayoría jóvenes, se acercaron al atrio del templo para recoger víveres y llevarlos a aquellos que se manifestaban en contra del gobierno y estaban siendo acorralados en recintos universitarios. 

Cerca del mediodía una turba de civiles y uniformados los tenían rodeados y amenazaban con atacarlos. Y así lo hicieron. Las personas que recolectaban los suministros huyeron a refugiarse adentro del templo, lamentablemente hubo heridos.

Adentro se escuchaban ruidos, gritos y detonaciones. Vivieron momentos de terror, pues estuvieron asediados hasta altas horas de la noche, algunos incluso pudieron salir encubiertos hasta el día siguiente, gracias a gestiones de Mons. Báez y otros. 

Así relataron a Eco Católico parte de lo que vivido ese día varios de los jóvenes que se refugiaron en la Catedral Metropolitana de Managua. 

Un estudiante universitario, Alfonso, cuenta que temían que aquellos fueran sus últimos minutos con vida, pues los atacantes podrían entrar en cualquier momento y asesinarlos. 

“Lanzaron disparos a las paredes y a las puertas, con morteros y todo tipo de cosas. Todos comenzamos a llamar a nuestros familiares a decirles que estábamos encerrados en la Catedral y que ya nos iban a matar”, relató el joven, muy afectado por lo vivido.

Mencionó además que allí mismo se tuvo que atender a heridos, que los atacantes robaron víveres que habían recogido, que lanzaron gases lacrimógenos dentro de la Casa de Dios, que cortaron la corriente eléctrica, que veían luces de láser en la oscuridad y temían una gran masacre. 

“La madre de la Catedral salió a dialogar con la Juventud Sandinista (JS) y la policía, la JS gritaba: “¿Por qué los cubren? ¡queremos que se salgan!”, la madre dijo de que nos iban a proteger porque la Iglesia era del pueblo, y la Iglesia iba a cuidar a todo aquel que se refugiara en ella”, mencionó Alfonso, quien agregó que en ese momento se llamó a Mons. Báez para buscar la manera de sacarlos.

 

¿Qué pasa en Nicaragua?

Lo que sucedió en la Catedral Metropolitana de Managua el viernes 20 de abril es solo uno de los tantos sucesos lamentables que han acontecido en el vecino país del norte, donde desde hace varias semanas estudiantes universitarios y población en general protestan en contra del gobierno de Daniel Ortega.

Si bien el disgusto en contra de la administración gubernamental ya venía creciendo, la molestia aumentó tras el cuestionado accionar durante el incendio que afectó la Reserva Indio Maíz. Las protestas estallaron con la aprobación de una reforma al Seguro Social, llevada a cabo por decreto de manera unilateral.

A partir del miércoles 16 de abril, estudiantes universitarios se organizaron y se lanzaron a las calles a exigir la revocatoria de la decisión del Presidente Ortega, que pretendía aumentar la cuota patronal y laboral, así como una reducción del 5% a las pensiones.

Desde entonces la Iglesia, universidades, empresarios y manifestantes han denunciado la represión violenta por parte de la policía y grupos como la conocida Juventud Sandinista, afín al gobierno, a quienes también se les acusa de llevar a cabo saqueos. 

Consultado por Eco Católico, el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) informó que la cifra de muertos al lunes 23 de abril ascendía a 26 confirmados (tres más estaban en proceso de confirmación). Este número podría aumentar debido a la cantidad de detenidos y desaparecidos.

El gobierno nicaragüense ha censurado medios de comunicación como los canales 100% noticias  y el Canal 51 de la Conferencia Episcopal de Nicaragua. Además del incendio de la emisora Radio Darío.

Una de las imágenes que le ha dado la vuelta al mundo son las del periodista, Ángel Gahona, quien cae al piso tras recibir un disparo en su cabeza y morir al instante, mientras realizaba una transmisión en vivo de una protesta en Bluefields.

Al principio el gobierno nicaragüense minimizó las protestas y dijo que se trataba de “minorías” y grupos “derechistas”, mientras que se reportaban protestas en diferentes lugares del país y aumentaba el número de muertos. 

El domingo 22 de abril, Daniel Ortega anunció que revocaba el decreto y aceptaba abrir una mesa de diálogo con el sector empresarial, sin embargo se le ha criticado no incluir a otros sectores sociales. 

El mandatario solicitó la presencia del Cardenal nicaragüense Leopoldo López, como garante del diálogo. Al cierre de edición la Conferencia Episcopal de Nicaragua no había confirmado su presencia.

Monseñor Báez comentó que no ve condiciones para el diálogo, para ello “hay que detener la represión, liberar a los jóvenes presos, restituir la transmisión del Canal 100% Noticias y discutir la democratización del país con todos los sectores del país”, expresó a través de su cuenta en Twitter.

 

“Queremos que Ortega se vaya”

“Las turbas de la Juventud Sandinista, como en todas las protestas, quería que huyéramos y dejáramos de protestar ese día, hoy es otro propósito el que tienen: matarnos a todos por órdenes de arriba”, comentó Fernando Sánchez, un estudiante de la Universidad Centroamericana (UCA) que estuvo en el ataque a la Catedral y en protestas universitarias.

Él contó cómo durante las manifestaciones muchos de sus compañeros habían sido golpeados por la JS y la misma policía, y algunos de sus compañeros permanecían detenidos. “La policía en ningún momento nos ha protegido o resguardado a nosotros, al contrario, se ha unido con los criminales para atacarnos”, denunció.

Fernando dice que ha visto a miembros de la Juventud Sandinista con armas de fuego improvisadas e incluso con AK47, bombas y morteros. Asegura que se trata de personas sometidas a la manipulación del gobierno y que reciben un pago diario, alimentos y transporte, “como si matar gente fuera un trabajo”.

Otra estudiante, que prefirió identificarse como Guiselle por temor a represalias, relató que comenzó a manifestarse pacíficamente desde lo del incendio de Indio Maíz. En aquel momento aunque había vigilancia de la policía no hubo mayores altercados, pero una vez que se organizaron en contra de las reformas al seguro social hubo una represión sistematizada. 

“No somos de izquierda ni de derecha, solo somos estudiantes, personas que no estamos de acuerdo con las nuevas reformas, ni con que se censuren los medios”, dijo la joven, quien junto a otros tuvo que esconderse en una de las aulas de la UCA por miedo a ser agredida. 

La Universidad Politécnica también ha sido otro de los centros educativos donde ha habido enfrentamientos, solo el viernes 20 de abril los medios informaron de tres muertos y el domingo 22 hubo un ataque sorpresa donde falleció un estudiante.

 

Iglesia llama al diálogo

Los obispos de la Iglesia nicaragüense se pronunciaron en contra de los actos violentos contra la población y han pedido el cese de la violencia. La Conferencia Episcopal de ese país emitió un comunicado en el que exhortaba a las autoridades a escuchar el grito de los jóvenes y la voz de otros sectores, así como a derogar las reformas al seguro social.

“Una decisión unilateral siempre trae consigo la inestabilidad social. Rectificar las decisiones tomadas es signo de humanidad, escuchar es camino de sensatez, buscar a toda costa la paz es sabiduría”, dice el texto enviado.

A su vez, los obispos reprobaron la violencia “que enfrenta a los hijos de una misma nación” y agregaron: “Las acciones represivas ejecutadas por miembros afines al gobierno alteran la paz (…) reprimir la libre expresión y la protesta pacífica manifiesta la decadencia del estado de derecho de una república y la violencia de la justicia”.

“Instamos al pueblo nicaragüense a que ejerza su derecho a manifestarse de manera pacífica desde los valores cívicos y evangélicos. Hay pecados sociales que ningún ser humano puede ignorar sino que debe denunciar, sobre todo si se desean restituir los derechos violentados de los más vulnerables: nuestros jubilados”, dice el comunicado.

La Conferencia Episcopal de Costa Rica por su parte, lamentó profundamente  la violencia vivida en Nicaragua estos días. “Nos unimos a ustedes en el rechazo por el cierre de medios de comunicación y la censura a la prensa y a la libre expresión del pueblo por los medios que tiene a su alcance”, dice una carta enviada al Cardenal Leopoldo Brenes.

“Con ustedes creemos que para realizar un diálogo fructífero se requieren condiciones adecuadas”, dice el documento firmado por los Obispos de Costa Rica.

 

El santo vive con alegría

El santo vive con alegría

 

El Papa Francisco llama a todos a la santidad, a descubrirla en las personas que nos rodean y hallar en los Evangelios la ruta para alcanzarla.

 

María Estela Monterrosa S.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

La alegría y el buen humor es una de las expresiones espirituales que el Papa menciona entre las que pueden conformar un modelo de santidad en la sociedad actual.

“Las tres exhortaciones apostólicas del Papa Francisco: Evangelii Gaudium, Amoris laetitia, y Gaudete et exsultate nos evidencian uno de los rasgos más hermosos de nuestro pontífice latinoamericano y es su llamado al gozo y a la alegría. Eso debe caracterizar al cristiano de hoy que no debe perder su alegría y esperanza aun en medio de las dificultades de la vida. Uno de los principales signos de la santidad en el mundo de hoy es, sin duda, la alegría de ser cristiano”, resaltó al respecto el sacerdote alajuelense y teólogo moral José Daniel Vargas.

Esta es una de cinco grandes manifestaciones del amor a Dios y al prójimo que Francisco explica en su más reciente exhortación apostólica Gaudete et exsultate.

 

La santidad y dos sutiles enemigos

En el documento, el Papa invita a los fieles de todas las condiciones a sentirse aludidos por esa llamada del Señor a la santidad, la cual puede crecer con pequeños gestos, afirma.

“Tú también necesitas concebir la totalidad de tu vida como una misión. Inténtalo escuchando a Dios en la oración y reconociendo los signos que él te da. Pregúntale siempre al Espíritu qué espera Jesús de ti en cada momento de tu existencia y en cada opción que debas tomar, para discernir el lugar que eso ocupa en tu propia misión. Y permítele que forje en ti ese misterio personal que refleje a Jesucristo en el mundo de hoy” (23). 

Nos impulsa a no tener miedo de apuntar más alto, de dejarnos amar y liberar por Dios. “La santidad no te hace menos humano, porque es el encuentro de tu debilidad con la fuerza de la gracia”, (34).

Pero también nos llama a poner atención a dos sutiles enemigos de la santidad, cuyos nombres pueden parecer extraños, pero no sus expresiones: gnosticismo y pelagianismo.

“Tanto el gnosticismo como el pelagianismo brotan en la experiencia cristiana por una mala percepción ante el misterio de Dios en nuestras vidas”, explica el Pbro. José Daniel Vargas.

Agregó que el gnosticismo pretende dominar el misterio a base de la razón y el conocimiento humano, descartando la manifestación de ese misterio en la realidad humana o eclesial. Se vuelve subjetivo, desencarnado, y reduce la enseñanza de Jesús a una lógica fría y dura que busca dominarlo todo.

Tal como lo explica el Papa, dijo el sacerdote Vargas, el pelagianismo surge como antítesis del gnosticismo, busca entrar en el misterio de la gracia de Dios, pero desde la voluntad humana y el esfuerzo personal. Así se sienten superiores a otros por cumplir normas y ser fieles inquebrantables.

“Ambas nos llevan al error, pues no somos justificados por nuestras obras ni por nuestros esfuerzos, sino por la gracia del Señor que siempre toma la iniciativa”, indicó.

Para Vargas, en la actualidad es fácil percibir el gnosticismo y el pelagianismo en la experiencia eclesial, por ejemplo, en criterios y percepciones teológicas muy desencarnadas de la realidad humana, que no responden a la realidad social; en grupos y movimientos con una teología muy espiritualista, con prácticas muy tradicionales y estructuras caducas que ya no responden a las necesidades del hombre de hoy.

Asimismo, dijo, se dejan ver en posturas y criterios radicales de creyentes que se sienten superiores y actúan de manera obsesiva y fanática, que mercadean la fe o imponen sus normas y en una nueva filosofía que descalifica la acción amorosa de Dios en toda realidad humana o reduce la vivencia religiosa a una experiencia personal y privada.

Ante esto, el Papa invita a vivir humildemente en la presencia de Dios, envueltos en su gloria; “nos hace falta caminar en unión con él reconociendo su amor constante en nuestras vidas. Hay que perderle el miedo a esa presencia que solamente puede hacernos bien. Es el Padre que nos dio la vida y nos ama tanto (…) Y si ya no ponemos distancias frente a Dios y vivimos en su presencia, podremos permitirle que examine nuestro corazón para ver si va por el camino correcto (…) y dejaremos que él nos moldee como un alfarero” (51). 

El Papa también advierte sobre “las ideologías que mutilan el corazón del Evangelio” como “el error de quienes viven sospechando del compromiso social de los demás, considerándolo algo superficial (…) O lo relativizan como si hubiera otras cosas más importantes o como si solo interesara una determinada ética o una razón que ellos defienden (…) No podemos plantearnos un ideal de santidad que ignore la injusticia de este mundo” (101). 

Además, nos alerta sobre el consumismo hedonista que puede jugarnos una mala pasada, “porque en la obsesión por pasarla bien terminamos excesivamente concentrados en nosotros mismos, en nuestros derechos y en esa desesperación por tener tiempo libre para disfrutar. Será difícil que nos ocupemos y dediquemos energías a dar una mano a los que están mal si no cultivamos una cierta austeridad, si no luchamos contra esa fiebre que nos impone la sociedad de consumo para vendernos cosas, y que termina convirtiéndonos en pobres insatisfechos que quieren tenerlo todo y probarlo todo” (108).

 

La santidad en el mundo actual 

En la edición anterior de este semanario (Domingo 15 de abril) se ofreció un resumen de la reflexión del Papa sobre las bienaventuranzas como camino a la santidad. “Las bienaventuranzas son todo un proyecto de vida cristiana. Si las vemos en su totalidad son maneras muy concretas de hacer realidad el Evangelio de Cristo, aunque pueden parecer muy contradictorias a la lógica social imperante”, afirmó el Pbro. José Daniel Vargas.

Además, destacó el hecho de que el título de la exhortación apostólica responde al inicio de una bienaventuranza: “alegraos y regocijaos los que son perseguidos o humillados por mi causa”. “¡Qué contradictorio suena el poder ser feliz en medio de la persecución por Cristo! Pero el ejemplo y testimonio de los mártires cristianos nos evidencian que por Él se puede entregar todo, hasta la vida, y que eso puede realizarnos, hacernos plenamente felices”, agregó.

Para el Papa Francisco, quien realmente anhele santificarse para que su existencia glorifique al Santo, está llamado a obsesionarse, desgastarse y cansarse intentando vivir las obras de misericordia.

En este sentido, Vargas explicó que esas obras son “formas muy concretas de hacer realidad la imitación de Cristo y de ganarnos el cielo. Si alguien nos explica con su propia vida las obras de misericordia y nos deja claro que le agradamos solo si las hacemos realidad en nuestra vida, ese es Cristo”.

Dentro de estas rutas indicadas por el Papa para alcanzar la santidad en Gaudete et exsultate recoge algunas notas o expresiones espirituales que, a su juicio, no deben faltar para entender el estilo de vida al que el Señor nos llama.

La primera que menciona es “Aguante, paciencia y mansedumbre”. “Estar centrado, firme en torno a Dios que ama y que sostiene. Desde esa firmeza interior es posible aguantar, soportar las contrariedades, los vaivenes de la vida, y también las agresiones de los demás, sus infidelidades y defectos (…) Esto es fuente de la paz que se expresa en las actitudes de un santo”, indica el Papa.

Además, propone la “Alegría y sentido del humor”, como se dijo antes. Para Francisco, el santo es capaz de vivir con alegría y sentido del humor. “Sin perder el realismo, ilumina a los demás con un espíritu positivo y esperanzado. Ser cristianos es ‘gozo en el Espíritu Santo’ (Rm 14,17)” (122).

Añade que no habla de una alegría consumista e individualista. “El consumismo solo empacha el corazón”, dice. “Me refiero más bien a esa alegría que se vive en comunión, que se comparte y se reparte, porque ‘hay más dicha en dar que en recibir’ (Hch 20,35)”, (128). 

Al mismo tiempo, dice, la santidad es audacia, es empuje evangelizador que deja una marca en este mundo.  “Necesitamos el empuje del Espíritu para no ser paralizados por el miedo y el cálculo, para no acostumbrarnos a caminar solo dentro de confines seguros” (133).

Para el Papa, otra de esas expresiones espirituales es la comunidad. “La vida comunitaria, sea en la familia, en la parroquia, en la comunidad religiosa o en cualquier otra, está hecha de muchos pequeños detalles cotidianos” (143).

“La comunidad que preserva los pequeños detalles del amor,donde los miembros se cuidan unos a otros y constituyen un espacio abierto y evangelizador, es lugar de la presencia del Resucitado que la va santificando según el proyecto del Padre”, agrega.

Y, aunque parezca obvio dice Francisco, recordemos que la santidad está hecha de una apertura habitual a la trascendencia, que se expresa en la oración y en la adoración. “El santo es una persona con espíritu orante, que necesita comunicarse con Dios (...) No creo en la santidad sin oración, aunque no se trate necesariamente de largos momentos o de sentimientos intensos”, (147). 

El Papa interpela a los lectores preguntando si contemplan a Cristo en la oración: “¿Hay momentos en los que te pones en su presencia en silencio, permaneces con él sin prisas, y te dejas mirar por él? ¿Dejas que su fuego inflame tu corazón? Si no le permites que él alimente el calor de su amor y de su ternura, no tendrás fuego, y así ¿cómo podrás inflamar el corazón de los demás con tu testimonio y tus palabras? Y si ante el rostro de Cristo todavía no logras dejarte sanar y transformar, entonces penetra en las entrañas del Señor, entra en sus llagas, porque allí tiene su sede la misericordia divina” (151).

 

Junta Proteccion Anuncio