Face
Insta
Youtube
Whats
Martes, 28 Junio 2022
Suscribase aquí

Evite el acoso escolar con estas acciones

By Abril 04, 2022

El regreso a la presencialidad en las aulas llena de entusiasmo a nuestros niños y jóvenes, luego de dos años de pandemia y clases virtuales.

Regresa una interacción necesaria y sana para su desarrollo físico y emocional, sin embargo, está el riesgo de volver a caer en relaciones no constructivas entre los estudiantes, lo que conocemos como bullying o acoso escolar.

Según datos publicados por el Instituto de Estadística de la UNESCO, casi un tercio de los adolescentes del mundo han sufrido acoso escolar recientemente.

En efecto, el acoso o bullying afecta a jóvenes de todas partes, en todas las regiones y en países con diferentes niveles de ingreso. Las estadísticas se recolectaron mediante encuestas escolares que monitorearon la salud física y emocional de los jóvenes.

En ellas, el acoso se refiere a la violencia entre compañeros/estudiantes que se caracteriza como “comportamiento intencional y agresivo que ocurre repetidamente cuando hay un desequilibrio de poder real o percibido”.

Una de las principales consecuencias en las víctimas de este lastre se ve en los resultados académicos de los escolares, ya que estos estudiantes tienen el doble de probabilidades de faltar a las clases.

La UNESCO también advierte sobre los potenciales efectos negativos sobre el bienestar y la salud que produce el acoso en los estudiantes. “Los jóvenes que lo padecen tienen el doble de probabilidades de sentirse solos, de no poder dormir por la noche e incluso de tener pensamientos suicidas”, alerta el organismo.

 

Tomar cartas en el asunto

 

Los padres, el personal educativo y otros adultos que se preocupan sobre el problema tienen un rol que desempeñar en la prevención del acoso.

El gobierno de Estados Unidos, a través de la página stopbullying.gov, ofrece una serie de recomendaciones a tomar en cuenta.

 

  1. Ayudar a los niños a comprender qué es el acoso

 

Los niños que saben qué es el acoso pueden identificarlo mejor. Pueden hablar del acoso escolar si les sucede a ellos o a otros. Los niños necesitan conocer maneras de enfrentar de forma segura el acoso y cómo recibir ayuda.

Anime a los niños a hablar con un adulto de confianza si son acosados o ven que otros son acosados. El adulto puede brindar consuelo, apoyo y consejos, aunque no pueda resolver el problema directamente. Aliente al niño a informar situaciones de acoso en caso de que sucedan.

Hable sobre cómo enfrentar a los niños que lo maltratan. Bríndele consejos, como decir “¡basta!” de forma directa y con confianza. Hable sobre qué hacer si eso no funciona, como alejarse. Hable sobre estrategias para protegerse, como permanecer cerca de adultos u otro grupo de niños. Aliéntelos a ayudar a los niños que son acosados al mostrar amabilidad y voluntad de colaboración.

 

  1. Mantener abiertas las líneas de comunicación

 

Las investigaciones revelan que los niños acuden a sus padres y cuidadores para obtener consejos y ayuda antes de tomar decisiones difíciles. En ocasiones, pasar 15 minutos al día hablando puede demostrar a los niños que pueden dialogar con sus padres si tienen algún problema.

Inicie conversaciones sobre los sentimientos y la vida cotidiana con preguntas como estas: ¿Qué pasó de bueno hoy? ¿Sucedió algo malo?, ¿Cómo es la hora del almuerzo en tu escuela?, ¿Con quién te sientas? ¿De qué hablas?, ¿Cómo es viajar en el autobús escolar?

Hablar sobre el acoso de forma directa es un paso importante para comprender cómo esta problemática podría estar afectando a los niños. No hay respuestas correctas o incorrectas para estas preguntas, pero es importante que animes a los niños a responderlas con sinceridad.

Recuérdele a los niños que no están solos a la hora de enfrentar cualquier problema que pudiera surgir.

 

  1. Instar a los niños a hacer lo que aman

 

Ayude a los niños a participar en actividades, intereses y pasatiempos que les agraden. Los niños pueden realizar trabajos voluntarios, practicar deportes, cantar en un coro o unirse a un grupo juvenil o club escolar. Estas actividades permiten que los niños se diviertan y conozcan a otras personas con los mismos intereses. Pueden desarrollar la confianza y generar amistades que ayuden a proteger a los niños del acoso.

 

  1. Dar ejemplo de cómo tratar a otros con amabilidad y respeto

 

Los niños aprenden del ejemplo de los adultos. Al tratar a otros con amabilidad y respeto, los adultos demuestran a los niños que no hay lugar para el acoso. Aun cuando parece que no prestan atención, los niños escuchan cómo los adultos manejan el estrés y los conflictos, y cómo tratan a sus amigos, colegas y familiares.

Laura Ávila Chacón

Periodista, especializada en fotoperiodismo y comunicación de masas, trabaja en el Eco Católico desde el año 2007.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad