Face
Insta
Youtube
Whats
Sábado, 02 Marzo 2024
Suscribase aquí

Reconocen obras sociales de auténtico amor cristiano

By Noviembre 24, 2023

Este 24 de noviembre, en el marco del día nacional y mundial de erradicación de la violencia contra las mujeres, la Ministra de la Condición de la Mujer y la Presidenta Ejecutiva del Instituto Nacional de las Mujeres, INAMU, reconocieron el trabajo que por 45 años han llevado adelante las hermanas Betlemitas a favor de las mujeres víctimas de violencia y sus hijos en condición de cuidados paliativos, desde su obra social Fundación Santo Hermano Pedro. Igualmente, se reconoció el trabajo a favor de las mujeres que realizan las Damas Vicentinas de la parroquia María Reina de Pavas.

Ambas obras dan testimonio de auténtico amor cristiano. "Este es un reconocimiento a la labor silenciosa a favor de la vida. Son mujeres valientes que saben defender los valores cristianos y ponerlos en práctica. Para mi, este reconocimiento es profundamente histórico y simbólico porque reconoce que mujeres religiosas también defienden el honor y el valor de la mujer", dijo el Padre Marvin Danilo Benavides, cura párroco de San Miguel de Escazú, quien conoce de cerca el trabajo de ambos grupos.

En la Fundación Santo Hermano Pedro, las Hermanas acogen a niños y niñas convalecientes con enfermedades crónicas complejas en fase paliativa, que vienen de zonas alejadas del país, de pocos recursos y referidos por el Hospital Nacional de Niños y otros hospitales. Estos niños y niñas son acogidos con su madre que viven en la mayoría de los casos violencia física y psicológica, al no tener estas mujeres red de apoyo, las acogemos y trabajamos con nuestro equipo técnico.

"Buscamos la incorporación de los derechos humanos con perspectiva de género, para que estas madres puedan rehacer sus vidas y tener herramientas de empoderamiento, la atención que realizan nuestros profesionales en Orientación Familiar, que se ofrece a nuestras usuarias es una de nuestras señas de identidad. Se realiza semanalmente y sin límite de duración. El tiempo dependerá de las necesidades de cada persona. En primer lugar, se realiza una valoración de la situación y del riesgo. Para la Fundación lo principal es la seguridad de las mujeres y la de sus menores a cargo", explican las religiosas.

Cada niño residente vive con su padre, madre o adulto encargado y las hermanas se encargan de formarles tanto en lo espiritual como en lo concerniente a normas de higiene, hábitos saludables, cómo tomar las medicinas y seguir las dietas dadas por los médicos. Los enfermitos viven en la Fundación mientras reciben el tratamiento médico, se recuperan de una cirugía y se le adecuan las condiciones de su casa. Los albergados reconocen agradecidos el amor, acompañamiento y apoyo que reciben de las hermanas.

Las mujeres por su parte emprenden un camino de acompañamiento con profesionales en Orientación Familiar. "Nosotras las religiosas las acompañamos en todo momento y las apoyamos en su camino. Desarrollan un proyecto de vida nuevo y recuperan sus redes de apoyo familiar o social. Les ofrecen asesoría jurídica en caso de que quieran tomar acciones legales contra su maltratador, aunque no es condicionante para recibir el resto de las atenciones, tenemos 45 años de atender a mujeres víctimas de violencia y a sus hijos en fase de cuidados paliativos, creemos en la justicia restaurativa y hemos acogido a mujeres privadas de libertad con sus hijos enfermos. No solamente se ayuda a la mujer, también se asesora a la familia, amigos o quien tenga un problema relacionado con el tema la violencia de género y no sabe cómo resolverlo".

La seguridad y el bienestar de las niñas y niños es de suma importancia antes, durante y después de la separación familiar, pues existe un mayor riesgo de violencia y abuso durante la separación. En la Fundación se provee a las mujeres de todas las herramientas necesarias para su protección.

La planificación de la seguridad es una estrategia de “reducción de daños” a través de la cual las sobrevivientes se empoderan. Consideran y hacen planes para su seguridad, ya sea estando dentro de una relación abusiva, estén pensando en irse o estén fuera de ella.

Esto permite a la sobreviviente pensar en las posibilidades de mantenerse segura a diario. La planificación de la seguridad es muy importante porque la mayoría de las sobrevivientes tienen algún tipo de relación con su abusador, particularmente si viven o trabajan en la misma comunidad o tienen hijos juntos. Cada persona debe desarrollar un plan de seguridad que se adapte a su situación particular.

 

Colaboró Laura Ávila, periodista.

Last modified on Viernes, 24 Noviembre 2023 15:13
Martín Rodríguez González

Periodista, licenciado en Ciencias de la Comunicación Colectiva y egresado de la maestría en Doctrina Social de la Iglesia. Trabaja en el Eco Católico desde el año 2002 y desde el 2009 es su director.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad