Face
Insta
Youtube
Whats
Miércoles, 24 Abril 2024
Suscribase aquí

CONFERENCIA EPISCOPAL DE COSTA RICA

COMISIÓN NACIONAL DE LA VIDA CONSAGRADA

 

MENSAJE EN LA JORNADA MUNDIAL DE LA VIDA CONSAGRADA

 

Disponibilidad para caminar con la Iglesia sinodal en misión

 

Junto a la fiesta de la Presentación del Señor, 2 de febrero, la Iglesia celebra, desde que la instituyera San Juan Pablo II hace ya veintiocho años, esta Jornada de la Vida Consagrada. María, junto a San José, expresan su total dedicación al designio del Padre, para acoger a Jesús que camina con su pueblo, siendo sin duda inspiradores para la Vida Consagrada. Igualmente, Simeón y Ana reconocen con alegría al Señor y ven en Él las esperanzas cumplidas de su pueblo después de una larga espera.

La frase inspiradora de esta Jornada es una plegaria evangélica: Aquí estoy, Señor, hágase tu voluntad. La vida cristiana, y especialmente la Vida Consagrada, es respuesta a un llamado del Señor. Un llamado que presenta la hondura y grandeza de Dios. Ante esa realidad que nos sobrepasa, por su gracia, hemos manifestado nuestra disponibilidad, con la conciencia de que, a través de nuestro pequeño sí, el Señor llevará adelante sus planes. Ese “sí”, nos sitúa en el ámbito del querer de Dios, nos consagra y comporta una dedicación total de nuestra vida a lo que ha pensado para nosotros; a la vez que nos hermana, nos hace sentir comunidad con los que han respondido igualmente hasta decir: Aquí estamos Señor…

De la frase inspiradora y del contexto eclesial deducimos el tema que proponemos para este mensaje: Disponibilidad para caminar con la Iglesia sinodal en misión. La Vida Consagrada ha brotado de la Iglesia y de ella recibe su ser. Es un don excelso para la Iglesia, por cuanto expresa la radicalidad en el seguimiento de Jesús al que todos debemos tender. Encuentra su sentido caminando como consagrados en un pueblo de consagrados, por el bautismo, y al servicio de la misión que Cristo ha encomendado a su Iglesia.

A su vez, la Iglesia necesita de la profecía de la Vida Consagrada para ser más efectivamente sinodal y entregarse por entero a la misión. Así dijo el Papa Francisco a los consagrados de Canadá:  Ustedes son los protagonistas y los constructores de una Iglesia diferente: humilde, afable, misericordiosa, que será testigo creíble del Evangelio cuando sus miembros vivan más la comunión, en comunidades que sean escuelas de humanidad, donde aprender a quererse como hermanos y hermanas, dispuestos a trabajar juntos por el bien común. La Iglesia está llamada a encarnar este amor sin fronteras para construir el sueño que Dios tiene para la humanidad: que todos seamos hermanos.

Los obispos de la Conferencia Episcopal de Costa Rica

ante el aumento de la violencia homicida en nuestro país

“¿Qué has hecho? ¡Escucha! La sangre de tu hermano grita hacia mi”

Gén 4,10

 

Hermanos y hermanas en Cristo Jesús

Hoy nuestra palabra brota entristecida por la gravísima situación que atraviesa nuestro país. Cerramos el 2023 con un aumento histórico de homicidios, llegando a contabilizar 907 asesinatos y, apenas en estos primeros días del 2024, somos testigos de horrendos nuevos crímenes que nos estremecen el corazón y nos motivan a asumir una posición firme y clara.

En particular, manifestamos nuestra cercanía con las comunidades que más sufren este flagelo, a saber, nuestras costas, tanto del Pacífico como del Caribe, así como de San José, nuestra ciudad capital, convertidas en escenarios casi cotidianos de balaceras y “ajustes de cuentas”.

Hoy domingo 21 de enero 2024, la Iglesia Católica celebra el llamado Domingo de la Palabra, por quinta vez consecutiva. La Carta Apostólica en forma de Motu proprio Aperuit illis, entregada por el Papa Francisco el 30 de setiembre de 2019, explica que “dedicar concretamente un domingo del Año litúrgico a la Palabra de Dios nos permite, sobre todo, hacer que la Iglesia reviva el gesto del Resucitado que abre también para nosotros el tesoro de su Palabra para que podamos anunciar por todo el mundo esta riqueza inagotable”. Una jornada, por lo tanto, dedicada “a la celebración, reflexión y divulgación de la Palabra de Dios”, que “haga crecer en el pueblo de Dios la familiaridad religiosa y asidua con la Sagrada Escritura”. Se celebra el Tercer Domingo Del Tiempo Ordinario, por decisión expresa del Papa Francisco.

 

En el día de San Jerónimo

Es un día elegido conscientemente, porque el 30 de setiembre se conmemora al gran padre y doctor de la Iglesia Jerónimo. En particular, en 2019 se celebró el 1.600 aniversario de su muerte. San Jerónimo, autor de la Vulgata, es decir, la primera traducción completa de la Biblia en lengua latina, a petición del Papa Dámaso I a finales del siglo IV, puso en orden y sustituyó las versiones anteriores en lengua hebrea y griega. Las Escrituras se pusieron así al alcance de todos y todos pudieron leerlas y comprenderlas. Y así es como el Papa Francisco, en el Aperuit illis, cita una de las frases más famosas e icónicas de San Jerónimo: “La ignorancia de las Escrituras es ignorancia de Cristo” (cf. Del Prólogo al Comentario al profeta Isaías).

 

Empezar por las pequeñas cosas

El 14 de enero de este año, recibimos una carta del Padre General de la Orden Libanesa Maronita. En la misiva, nos instaba a responder al llamado del Patriarca Maronita para hacer sonar las campanas a las 10:30 de la mañana de hoy viernes 19 de enero 2024, uniéndonos a la Santa Sede en el Vaticano para celebrar la entronización del mosaico de san Charbel Makhlouf, (1828-1898). Este mosaico fue develado cerca de la tumba de San Pablo VI, quien lo beatificó el 5 de diciembre de 1965 y lo canonizó el 9 de octubre de 1977. Un momento inefable, que resalta la espiritualidad de este prodigioso santo de la Iglesia Universal.

Este artículo está dirigido con afecto a los costarricenses de origen libanés y a la comunidad costarricense en general que comparten una devoción por San Charbel Makhlouf.

Durante mi estancia en Costa Rica, fui testigo de la profunda devoción a San Charbel y de los milagros que, por su intercesión, ha realizado, así como las conversiones que ha propiciado al acercar a las personas al Dios uno y trino con su poderosa intervención.

Los dos libros dedicados a él que he escrito, uno titulado “Flor Admirable de Santidad” y el otro “La Gloria de la Orden Libanesa Maronita”, fueron entregados personalmente tanto al Santo Padre Francisco como al Papa Benedicto XVI.

He tenido el privilegio de escribir personalmente un librito titulado “Orar con san Charbel Makhlouf”, el cual ha sido una expresión de devoción y guía espiritual para los devotos a este gran místico maronita.

Es de conocimiento público que el Papa Francisco es un devoto ferviente de san Charbel desde sus días como arzobispo de Buenos Aires. Su sonrisa al bendecir el mosaico en la Plaza de San Pedro refleja la profunda relación espiritual que mantiene con este santo.

En numerosas ocasiones, hemos presenciado al Santo Padre expresando su devoción al darle un beso a un icono de San Charbel. Asimismo, lo hemos visto solicitando la intercesión de este santo por la paz en el Líbano, mostrando así su compromiso espiritual y su deseo por la armonía en esa región.

Presentamos a San Charbel, cuya vida de humildad, oración fervorosa y caridad lo convierte en un testigo del Reino, siendo una memoria evangélica tanto para los cristianos como para el mundo. Este hombre impregnado de Dios, con un fervor místico intenso, brilla como una de las figuras más emblemáticas de la santidad durante los siglos XIX-XX.

Su legado abarca desde la segunda mitad del siglo XIX hasta nuestros días, floreciendo en el silencio de los monasterios y destacándose como el icono de la santidad maronita. San Charbel Makhlouf, un auténtico “experto en Dios”, irradió la luz divina del evangelio, convirtiéndose en uno de los santos más queridos por el pueblo libanés. Su vida eremítica, marcada por la ascesis y el silencio como sacrificio voluntario del amor, lo llevó a ser un padre espiritual y un testimonio vivo de la transfiguración de la Luz del Espíritu.

La teología experiencial de Charbel destaca la adquisición del Espíritu de Dios como el fin de la vida cristiana, reflejando la riqueza espiritual de la tradición cristiana oriental.

Desde hace casi 60 años, don Mario Soto, anima Rezos del Niño. Este conocido cantautor y folclorista de San Rafael de Alajuela, comenzó a tocar en rosarios desde muy joven, tenía unos 18 años cuando conoció a un señor español que era rezador y le pidió cantar.

Esta persona le enseñó muchos cantos que don Mario todavía conserva y que interpreta todos los años, acompañado del acordeón, la guitarra (un requinto) y su voz. Son Rezos del Niño muy alegres y llenos de devoción.

Don Mario usualmente es acompañado por Fernando “Toro” Monge, en la música, y por su esposa, Ligia Cambronero, la rezadora. “No me gusta solo, me gusta que haya variedad”, dijo.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Dignitas Infinita
Image
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad