Face
Insta
Youtube
Whats
Martes, 28 Junio 2022
Suscribase aquí

¿Cómo hablar a los niños sobre la guerra?

By Abril 28, 2022

Las imágenes de los bombardeos, la destrucción y el sufrimiento que están pasando en este momento distintas ciudades de Ucrania, tras la invasión de Rusia, llegan a todo momento y por múltiples vías: la radio, la televisión, los medios escritos y, desde luego, Internet y sus redes sociales.

En las reuniones familiares y de amigos la guerra es tema común, así como el dolor de las personas que la están sufriendo, en el campo de batalla, o en su condición de refugiados, familias que de un día a otro vieron como su vida y su realidad les cambió por completo.

En este escenario, es imposible aislar a los niños de lo que está sucediendo, son inevitables las preguntas sobre la guerra y muchas veces no tenemos claro como hablarles, y lo más importante, cómo poner en su corazón sentimientos de esperanza y de paz a pesar de la barbarie de las armas. Incluso habrá pequeños que hasta podrían sentir ansiedad o tristeza de ver lo que pasa, sin entender del todo las motivaciones políticas, ideológicas y económicas detrás del conflicto.

Hace poco, la agencia vaticana de noticias, Vatican News, entrevistó sobre este tema al psicólgo italiano Ezio Aceti, quien reconoció que hay preguntas que no tienen respuesta, pero también hay preguntas ante las que no podemos callar, pero cuyas respuestas necesitan reflexión y cuidado.

Desde esta perspectiva, si un padre nota que su hijo tiene ansiedad o un cambio de comportamiento después de la historia de la guerra, lo primero es darnos cuenta que no podemos pensar que los niños deben estar protegidos contra todo, y que la mejor protección es ayudarles a protegerse enseándole como gestionar sus emociones.

“Puede ser que un niño llore, pero llorar forma parte del ser humano. Puede estar triste, pero eso también es humano. Por supuesto, papá y mamá abrazarán al niño y luego jugarán con él. El niño pensará que sus padres no le han ocultado las cosas reales, que incluso el sufrimiento se puede gestionar. Querer a un niño es ayudarle a experimentar las cosas reales, a manejarlas, naturalmente en un lenguaje sencillo. La mejor protección es ayudar a nuestros hijos a encontrar el sentido, a gestionar las frustraciones, porque tienen esa capacidad para hacerlo. Está dentro de todos”, asegura.

Aconseja comunicarnos con la verdad y ser claros, especialmente con los niños escolarizados, que tienen mayor contacto con fuentes de información: “Podemos decirles que la guerra trae mucha tristeza y sufrimiento. Aunque no podamos explicar todas las razones, hay que decir que hay alguien que ataca a otro. Hasta hace unos días, las bombas no caían sobre los edificios, hoy sí, la gente muere, los jóvenes tienen que vivir una vida diferente, y después de haber explicado, es importante terminar con propuestas que den sentido. Tenemos que sembrar experiencias de paz, enseñando a tratar a los demás por la paz”.

A los niños de primaria, el psicólogo recomienda explicar, en primer lugar, que hay una guerra, que un país ha invadido a otro, esto trae sufrimiento, incluso a los niños que ya no pueden jugar entre ellos. Decirles que la gente ya no puede hacer lo que solía hacer. Una descripción sencilla, corta, pero efectiva. Pero luego hay que decirles, de forma muy simple, que pueden contribuir a la construcción de la paz. Educarles en la amistad, lo que significa educar para la paz.

Por lo tanto, por ejemplo, saber disculparse y comprender las razones de la otra persona son pasos en la construcción de la paz. “Entonces podemos abrir el frente de la oración, rogando a Dios que sacuda los corazones de los gobernantes, para alcanzar el bien de todos. Oraciones también para los niños”.

Por último para los más pequeños, recomienda leerles una carta que él mismo y su colega Stefania Cagliani han escrito sobre la guerra, recordando las seis emociones primarias, las que sienten todos los niños, sin excepción. Son la alegría y la tristeza, la ira y el miedo, el asombro y el disgusto. En este caso hay que centrarse en la tristeza y el miedo.

 

Carta a los niños:

Hoy tengo que hablarles de algo muy importante que está ocurriendo en un país lejano. Se llama guerra. Cuando la gente va a la guerra, utiliza las armas para hacerse daño y, a veces, para hacer que alguien muera. Algunas personas resultan heridas y tienen que ir al hospital. La guerra hace llorar a la gente. La gente sufre, las casas son destruidas, así como las escuelas y los parques infantiles. Cuando hay guerra, no puedes salir a la calle a jugar con tus amigos, no puedes hacer fiestas. La guerra da mucho miedo. Cuando tienes miedo, ya no puedes ser feliz, no puedes jugar y no puedes tener muchos amigos.

Nosotros vivimos en paz, por eso puedes ir a la escuela, jugar con tus amigos e invitar a tus abuelos a casa. Pero ustedes niños saben que llorar y tener miedo son cosas que no les gusta experimentar en absoluto. Muchos niños, donde hay guerra, tienen miedo y lloran. ¿Qué podemos hacer juntos para acabar con la guerra? ¿Para que nadie en el mundo, ni hoy ni nunca, tenga que enfrentarse a la guerra? ¿No puedes hacer nada porque eres demasiado pequeño? ¡No es así!

Querido niño, tú puedes hacer mucho para acabar con la guerra y restablecer la paz. Puedes mostrar al mundo que es posible ser amigos, aunque seamos diferentes. 

 

Laura Ávila Chacón

Periodista, especializada en fotoperiodismo y comunicación de masas, trabaja en el Eco Católico desde el año 2007.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad