Face
Insta
Youtube
Whats
Lunes, 04 Marzo 2024
Suscribase aquí

Hacia el Centenario N. 19: Primer intento de población en Costa Rica

By Pbro. Fernando A. Vílchez C. Julio 07, 2020
Monumento y sepultura de Francisco Hernández de Córdoba (+1526), en la “Plaza Mayor” de León Viejo, Nicaragua. Monumento y sepultura de Francisco Hernández de Córdoba (+1526), en la “Plaza Mayor” de León Viejo, Nicaragua.

Es muy probable que en el poblado de Bruselas se erigiera el primer templo, al menos temporal, en el territorio de Costa Rica.

El tercer intento de exploración, y ahora también de conquista y de población, entre 1502 y 1560 en lo que será el territorio de Costa Rica, que podemos mencionar por su significación histórica en nuestra paulatina configuración eclesiástica, es el acontecido en 1524.

Los alentadores informes y la gran cantidad de oro, resultado de la expedición de Gil González Dávila (1480-1526) y de Andrés Niño (1475-1525) de 1522 y 1523, despiertan el interés del Gobernador de Castilla del Oro, Pedrarias Dávila (1513-1525). Pero Gil González Dávila hacía lo propio para asegurarse los derechos de conquista en la región, al punto de tener que huir a la Isla de La Española para escapar del asecho del Gobernador.

Pedrarias Dávila por su parte, como autoridad jurídica, política y militar de Castilla del Oro, el 22 de setiembre de 1523 organiza una nueva empresa de conquista y de población.

Esta nueva expedición parte el 15 de octubre de 1523 de Panamá, al mando de Francisco Hernández de Córdoba (+1526), al frente de una gran armada, en la que figuraban Hernando de Soto (+1542), Gabriel de Rojas (+1549), Sebastián de Benalcázar (1490-1551) y los pilotos Ruy Díaz y Antón Mayor, de la expedición anterior. Participan dos o tres sacerdotes, entre ellos de nuevo el P. Diego de Agüero. Hernández de Córdoba tenía orden de tomar posesión de todo lo descubierto un año antes por Gil González Dávila.

La empresa recorre la misma ruta de sus predecesores y, a inicios de 1524, Hernández de Córdoba funda Bruselas, el primer asentamiento español en territorio costarricense, en la margen este del Golfo de Nicoya, probablemente en los alrededores del actual Chomes de Puntarenas -por el Cacique de la región, de nombre Chomí-, sin poder precisar más sobre su localización, pues se trató de un poblado de efímera existencia.

De esta incursión no se tienen fuentes de testigos presenciales, es el mismo Pedrarias Dávila, quien en 1525 informa al Rey: “A 10 de este mes de abril de 1525, llegó aquí a esta Ciudad de Panamá un mensajero de poniente que mi Teniente Francisco Hernández me envió, que se dice Sebastián de Benalcázar, que se ha hallado en todo lo que se ha hecho al poniente, con el cual me escribió e hizo saber las cosas siguientes: ‘En el estrecho dudoso -el buscado paso entre los dos Océanos- se pobló una villa que se dice Bruselas en el asiento de Brutiña -en otros documentos dice Gurutiña u Orotiña, en referencia al Cacique de la zona- , la cual tiene los llanos por una parte, y por la otra la mar, y por la otra la sierra donde están las minas que serán a tres leguas, están los indios pacíficos, y este pueblo está en medio de la gente de aquellas provincias, es muy buena comarca, tiene buenas aguas y aires y montería y pesquería en cantidad, es la tierra fructífera, y de buenas huertas […]’”.

El poblado tenía la intención de ser una fundación permanente, para lo cual se nombra teniente a Andrés Garabito quien ejecuta el primer reparto de indígenas de Costa Rica entre los conquistadores, incluyendo las regiones de la Península de Nicoya. Además, desde Bruselas, Andrés Garabito realiza la primera incursión en territorio interior de Costa Rica, parece que llegando a las cercanías del río Turrubares, sin que se tengan mayores noticias.

Dado que en este caso se trata de una empresa de conquista y de población, y que se cuenta con la presencia de sacerdotes, como es lo habitual en todos estos casos, es probable pensar en la edificación de al menos una ermita pajiza en Bruselas y la permanencia de algún clérigo durante su corta existencia. Sería la primera iglesia, aunque temporal, en nuestro territorio.

No tenemos más datos sobre los resultados que, para la cristianización, tuvo esta empresa en Costa Rica, la cual tenía prioridades más cercanas a la ambición de Pedrarias Dávila. Por lo demás, sabemos que no siempre la presencia de uno o más sacerdotes significó una preocupación primaria por la “conversión de los naturales”, ya que hay que reconocer que, en no pocos casos, dichos sacerdotes -comúnmente entre los seculares- participaban no sólo de las empresas de conquista, sino también de la ambición que las motivaba.

De hecho, se sabe que el P. Diego de Agüero continuó en la empresa de Fernández de Córdoba, y que el 25 de mayo de 1524, en el poblado indígena de Coatega en Nicaragua, en el reparto de bienes que realizó, a él “le tocaron 510 pesos de buen oro por su persona y una yegua”. Valga decir que, del P. Diego de Agüero, aparte de su mención en la anterior expedición de 1522 y 1523 y ahora en esta de 1523 y 1524, nada se sabe, ni de su persona, ni de su ministerio, y que el dato indicado es la última noticia que tenemos de él.

Hernández de Córdoba ya en Nicaragua, en el mismo año de 1524, funda Granada, en las cercanías del Lago de Cocibolca. En 1524 Pedro de Alvarado (1485-1541) por orden de Hernán Cortés (1485-1547) entra en Guatemala desde México, mientras Cristóbal de Olid (1488-1524) y de nuevo Gil González Dávila ingresan a Honduras a rescatar lo anteriormente explorado, iniciando el enfrentamiento entre los conquistadores en y por el territorio de Nicaragua, y con ello, la conquista definitiva de Centroamérica.

Dado el peligro que significa la presencia amenazante de Gil González Dávila en su territorio, Hernández de Córdoba, siempre en 1524, funda León -correspondiente a León Viejo- en las cercanías del Lago de Xolotlán -de Managua- y del volcán Momotombo, que a la postre será la nueva capital de Nicaragua.

La fundación de Granada y León en 1524, con su organización política y eclesiástica, marca el inicio de la presencia permanente de españoles en tierra nicaragüense y con ello también su cristianización; a diferencia de lo que sucede en el territorio de la futura Costa Rica.

Last modified on Viernes, 10 Julio 2020 09:44

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad