Face
Insta
Youtube
Whats
Domingo, 03 Marzo 2024
Suscribase aquí

Art. 23: El primer Obispo de León

By Pbro. Fernando A. Vílchez Campos. Agosto 17, 2020

El P. Diego Álvarez Osorio es el primer presentado y quien gobierna la Diócesis entre 1531 y 1536.

Hemos tratado la erección de la Diócesis de León, comentamos hoy la peculiaridad de quien debe ser considerado su primer obispo.

En casi todos los estudios realizados hasta ahora, se dice que el P. Diego Álvarez Osorio, presentado para ocupar la sede de León el 2 de mayo de 1527 y el 20 de abril de 1531, nunca fue consagrado porque no se expidieron las respectivas bulas, pero que, con todo y ello, debe iniciar la serie de Obispos de la Diócesis de Nicaragua, pues ya sabemos que por concesión del Patronato, quien era presentado por la Corona a la Santa Sede para ser obispo, antes de su ordenación episcopal comenzaba a gobernar la diócesis por delegación regia, con todas las prerrogativas episcopales, excepto las de carácter sagrado, como el conferir los sacramentos del Orden y de la Confirmación.

Entre 1531 y 1536, el P. Álvarez Osorio fue considerado y llamado Obispo electo, y con él la Iglesia en Nicaragua comienza a organizarse y a consolidar su presencia con la edificación de conventos e iglesias y la llegada de más sacerdotes, tanto seculares como religiosos.

Pero hoy, con las fuentes a nuestro alcance, hay que decir que sí hay noticias que atestiguan la expedición de las bulas al P. Diego Álvarez Osorio. Tenemos un breve del Papa Clemente VII (1523-1534), del 5 de junio de 1531, -había erigido la diócesis el 26 de febrero de 1531 pero sin expedir las bulas-, en que autoriza al P. Álvarez Osorio a tomar posesión de la diócesis antes de la expedición de las bulas. En este contexto “bulas” y “breves” son documentos pontificios.

Además, existen siete bulas de nombramiento del 3 de noviembre de 1534, fecha de la erección de la Diócesis por el Papa Pablo III (1534-1549). Tres bulas dirigidas al P. Álvarez Osorio, una al clero de la ciudad y Diócesis de León, otra al pueblo, otra al Metropolitano de Sevilla y otra al emperador Carlos V (1519-1556) como Rey español.

Existe otro breve, también de Pablo III del 19 de diciembre de 1536, que autoriza al P. Álvarez Osorio a consagrarse con un solo obispo -no con tres- y con la presencia de dos dignidades eclesiásticas.

Pero sabemos que el P. Diego Álvarez Osorio (1531-1536) murió poco después sin ser ordenado obispo. Muy probablemente ese breve que autorizaba su ordenación llegó demasiado tarde, pues sabemos que, ya el 3 de agosto de 1537 -menos de ocho meses después-, Isabel de Portugal (1526-1539) -Emperatriz del Sacro Romano Imperio Germánico y Reina de España, que actuaba como gobernadora de los reinos españoles durante los viajes por Europa de su esposo- comunicaba al fraile Jerónimo Francisco de Mendavia O.S.H. (1537-1540) que sería presentado para obispo dada la muerte del P. Álvarez Osorio, presentación que realizó el Emperador el 5 de setiembre de 1537, al punto que, el 5 de diciembre de 1537 la Santa Sede nombra a Mendavia como Obispo de León.

Esto demuestra el largo proceso para la designación de un nuevo obispo americano en esta época y durante toda la Colonia, que implica la recepción de la notificación en España de la muerte del obispo anterior, la selección del nuevo obispo por parte del Consejo de Indias en Sevilla, la información al candidato, su presentación formal ante Roma, la aprobación por parte de la Santa Sede y la emisión de las bulas, para avanzar hacia la consagración -si se trata de un nuevo Obispo- y a la toma de posesión de la sede. Proceso que se extendía por meses y en ocasiones hasta años.

La no ordenación episcopal del P. Álvarez Osorio la confirma también la carta al Príncipe don Felipe (1527-1598), del tercer Obispo de León Fray Antonio de Valdivieso Álvarez O.P. (1544-1550), del 10 de noviembre de 1545 desde Gracias a Dios en Honduras, en que afirma que sólo su antecesor inmediato, Fray Francisco de Mendavia O.S.H., había sido ordenado obispo, no así el primero.

Es claro entonces que debe considerarse al P. Diego Álvarez Osorio (1531-1536), con toda justicia civil y canónica, primer Obispo electo de la Diócesis de León, pues de hecho la gobernó hasta con aprobación pontificia entre 1531 y 1536, sin que haya llegado a ser consagrado. Recordemos que, a excepción de la región de Nicoya, Costa Rica no pertenece aún a esta diócesis, ya lo será más adelante en 1565.

En el año 2000, en las excavaciones que se realizaron en las ruinas de la antigua Catedral de León Viejo, se hallaron las sepulturas de Francisco Hernández de Córdoba (+1526), de Pedrarias Dávila (1527-1531) y de otros conquistadores y, además, el de los tres primeros Obispos de la Diócesis, los mencionados Álvarez Osorio, Mendavia y Valdivieso Álvarez el obispo mártir. En León Viejo se erigió un monumento funerario dedicado a los fundadores españoles de Nicaragua y un mausoleo para los restos de los tres obispos; pero, el 26 de febrero del 2008, en el aniversario de la erección de la diócesis, los restos de los obispos fueron trasladados a la hodierna Catedral de León.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad