Face
Insta
Youtube
Whats
Miércoles, 24 Abril 2024
Suscribase aquí

La respuesta autorreferencial de la Iglesia en el presente

By Pbro. Víctor Manuel Salas H. Junio 12, 2020

Acercarnos es la clave. Estar presente el método. La preocupación de unos por otros. El estar en contacto a través de tantos medios que hoy son posibles. Una palabra. Un contacto. Una voz cercana. Alguien que nos comprenda y por qué no, que nos ayude con un sentido espiritual a sobrellevar esta realidad. 

El Papa Francisco en su proyecto evangelizador proveniente del Concilio Vaticano II y de la reflexión del Pueblo de Dios en América Latina y otras latitudes, nos da un camino para poder responder a lo que estamos viviendo como humanidad. Sí, lo que aparentemente son frases se convierte en un proyecto evangelizador: Iglesia en salida, las periferias emocionales, el ir más allá de la pastoral de conservación y arriesgar en una presencia humanizadora-espiritual desde la evangelización misionera. Tenemos que posibilitar que los hermanos y hermanas puedan tener acceso a los pastores, a los obispos, a los presbíteros. Tenemos que propiciar que todos nos veamos. Para eso están las redes sociales, que podamos mirarnos, que podamos sentir a los Obispos cara a cara llegando virtualmente a las familias. Llamando a las personas y familias, que sepamos que están con los enfermos, que les hagamos oración virtual. Que nos vean.

Acercarnos es la clave. Estar presente el método. La preocupación de unos por otros. El estar en contacto a través de tantos medios que hoy son posibles. Una palabra. Un contacto. Una voz cercana. Alguien que nos comprenda y por qué no, que nos ayude con un sentido espiritual a sobrellevar esta realidad. En donde nos digamos que no estamos solos, ni ustedes ni nosotros. No nos ausentemos en estos momentos, es esta una periferia emocional global. Así como vimos al Papa Francisco estar al frente del crucificado, en estos momentos todos estamos invitados a ponernos en dirección de Jesús en la Cruz, pero ahí no termina todo.

 

Hay mucho miedo y dolor

 

Hay mucho miedo, hay experiencias de dolor, personas contagiadas, personas aisladas, personas en respiradores, médicos, enfermeras, que arriesgan sus propias vidas, familias de estos que están atemorizadas. Reacciones de grupos agresivos frente a los contagiados, expresiones de exclusión y de repudio hacia familias y personas que están en calamidad por la enfermedad. Personas que no pueden despedir ni visitar a los enfermos. Personas con familiares en otras partes del mundo en situación de riesgo, personas atrapadas en países que no son el suyo, migrantes  abandonados, fronteras cerradas, desempleados, inseguridad por doquier.

Ante esto nuestra respuesta no es mostrando nada más lo que nos parece que es para nosotros importante sino ir más allá y poder iluminar, acompañar, hacer presencia, gestionar propuestas, ofrecer ayudas, contactar personas, grupos y familias, utilizar medios, generar encuentros virtuales, mostrarnos como pastores y como hermanos, aunando esfuerzos con otras denominaciones religiosas, abrirnos para no cobijarnos en nuestras seguridades y modos egoístas de vivir, centrarnos en nuestro pastoreo y provocar con una esperanza activa que nos ayude a darle sentido a aquello que en ocasiones pareciera que es un sinsentido.

Es la hora, como dice Víctor Codina,  de “elegir el miedo o la fe”. El mantener el statu quo o poner en acto la presencia transformadora del amor de Dios, que consuela.

 

¿Cómo comunicamos la fe?

 

Debemos cuestionarnos sobre cómo estamos comunicando la fe. El Concilio Vaticano II hace 55 años, las Conferencias Latinoamericanas y documentos del Magisterio Universal nos han ido preparando para estos momentos. No podemos quedarnos en una evangelización autorreferencial. Casi como que expresaríamos un eclesiocentrismo evangelizador. Con tanto Magisterio y con la misma Palabra de Dios y la experiencia de muchos hermanos que en otros momentos nos deben de abrir el seso, el corazón y las entrañas, para juntos corresponder a la humanidad.

No nos defraudemos a nosotros mismos ya que a veces creo que los cristianos hemos defraudado  al mundo, con nuestras preocupaciones autorreferenciales, incapaces de ir más allá de los  deseos a veces demasiado personalistas y hasta enfermizos. Esto lo notamos cuando con asombro, hemos hecho campañas sutiles cuidando nuestros terrenos de acción, sin ser capaces de sentir con los otros como Iglesia.

No es solo dispensar de la no asistencia dominical a la Santa Eucaristía, sino llevar en estos momentos de forma creativa el evangelio que ilumine con un sentido espiritual y esperanzador lo que estamos experimentando y lo que nos toca vivir sin poder escoger, y convencernos que intempestivamente el aislamiento social y las diferentes pérdidas: trabajo, estatus, salud… hay que enfrentarlas como humanidad, solidariamente para, cuidándonos, cuidarnos.

Es la hora de la prueba para los pastores, ¿o nos vamos a refugiar en nuestros templos y casas curales esperando que todo esto pase para volver a la normalidad? Lo que pasa es que la normalidad ya no regresará, y si regresa será de otra manera, ya que todas nuestras experiencias tomarán otros rumbos y la adaptación será lenta y de mucha disciplina en todos los campos.

Quedarán muchas heridas abiertas y experiencias de dolor que llevará tiempo sanar. Entonces nosotros seguiremos con nuestras respuestas autorreferenciales, inmaduras y de gustos personales o nos abriremos a la acción del Espíritu Santo, para buscar desde ya caminos que nos hermanen y que hagamos de este mundo un lugar para todos, como creaturas pertenecientes a la gran familia humana.

 

“No es solo dispensar de la no asistencia dominical a la Santa Eucaristía, sino llevar en estos momentos de forma creativa el evangelio que ilumine con un sentido espiritual y esperanzador lo que estamos experimentando y lo que nos toca vivir sin poder escoger”.

Last modified on Sábado, 20 Junio 2020 19:08

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Dignitas Infinita
Image
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad