Face
Insta
Youtube
Whats
Domingo, 03 Marzo 2024
Suscribase aquí

El ejemplo del beato Pier Giorgio Frassati

By Kevin Vargas Arias, Seminarista Julio 30, 2021

Para nadie es un secreto que la situación pandémica en la que nos encontramos insertos ha generado diversidad de problemas y dificultadas nuevas, o ha acentuado otras ya existentes. Pero, también hemos percibido algunas situaciones positivas que han acontecido en medio de este contexto tan difícil.

Cabría preguntarnos ¿qué tipo de persona y de cristiano estamos llamados a ser dentro de esta nueva realidad en que vivimos? La respuesta la podemos encontrar en la vida de los santos, que son referentes o modelos cristianos, y en particular, en el ejemplo de un joven italiano de principios del siglo XX, el beato Pier Giorgio Frassati.

Este beato, nacido en Italia a comienzos del siglo pasado, es un claro referente sobre una vida gastada en el amor y el servicio hacia los más necesitados.

En su tiempo, la realidad estaba marcada, entre otras cosas, por grandes desigualdades e injusticias en el tema laboral, por la presencia de muchos pobres e indigentes a causa de la desigualdad y las pocas oportunidades de desarrollo económico y social, por las consecuencias traídas por la Primera Guerra Mundial y, en lo personal, por un ambiente familiar que era contrario u hostil a su fe.

A pesar de lo anterior, este joven que falleció con tan solo 24 años a causa de una poliomielitis fulminante, supo ser un cristiano totalmente comprometido con la causa del Evangelio.

Su amor y servicio hacia esas personas más olvidadas y “menos importantes” de la sociedad, lo llevan a ser un claro ejemplo no solo para los jóvenes de hoy, sino para todas las personas. Fue un testigo fiel de lo que propone el Evangelio cuando dice: “Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; era forastero, y me acogisteis; estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a verme” (Mateo 25, 35-36).

En la actualidad, la situación hace que muchas personas caigan en pobrezas materiales, psicológicas o espirituales. La falta de oportunidades de empleo, el aislamiento, la soledad, la angustia por el futuro, la crisis económica y salubre, entre otras cosas, provocan que estemos en un contexto donde se hace necesario ser promotores de la esperanza y la alegría que el Evangelio propone y de salir al encuentro del hermano que necesita de nosotros, pues “la vida no es tiempo que pasa, sino tiempo de encuentro”. [1]  

Que el ejemplo de este joven beato (referente de la 2da etapa del seminario) nos impulse a no “quedarnos con los brazos cruzados”, sino en ser verdaderos partícipes en la construcción de una sociedad más justa y humana.

Que, así como aquel joven italiano, hoy beato, que supo estar cerca de “los más alejados”, así también nosotros estemos dispuestos a estar cerca de aquellos que más necesitan en este tiempo.

 

[1] Videomensaje al TED2017 de Vancouver (26 abril 2017): L’Osservatore Romano (27 abril 2017), p. 7.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad