Face
Insta
Youtube
Whats
Domingo, 03 Marzo 2024
Suscribase aquí

Sagradas Escrituras: El arcángel Gabriel

By Pbro. Mario Montes M. Febrero 17, 2023

Hoy domingo presentamos al arcángel San Gabriel. Su nombre forma parte de algunos pueblos de Costa Rica, por ejemplo, San Gabriel de Aserrí (con su correspodiente parroquia), y del nombre de los varones o mujeres que lo llevan (Gabriela en el caso de ellas). El ángel Gabriel es un mensajero a quien se le encargó que entregara varios mensajes importantes, en nombre de Dios. Gabriel se aparece por lo menos a tres personas en la Biblia: primero, al profeta Daniel (Dan 8,16; luego, al sacerdote Zacarías para profetizar y anunciar el nacimiento de Juan el Bautista (Lc 1,19), y finalmente a la Virgen María para decirle que concebiría y daría a luz un hijo, a Jesús, Hijo del Altísimo (Lc 1,26-38). El nombre Gabriel significa “varón de Dios”, y siendo el ángel de la anunciación, él es quién reveló que el Salvador se llamaría Jesús (Lc 1,31).

La primera vez que vemos a Gabriel en la historia bíblica, es cuando se le aparece al profeta y vidente Daniel, después que él tuvo una visión:

Mientras yo, Daniel, miraba la visión y trataba de comprender, vi que estaba de pie frente a mí alguien con aspecto de hombre. Y oí una voz de hombre en medio del río Ulai, que gritaba, diciendo: “Gabriel, explícale la aparición a este hombre”. Él llegó hasta donde yo estaba, y cuando llegó, sentí un gran temor y caí sobre mi rostro. Él me dijo: “Entiende, hijo de hombre, que la visión se refiere al tiempo del fin”.

Mientras él me hablaba, yo caí en trance con el rostro en tierra. Él me tocó y me hizo poner de pie en el lugar donde estaba. Luego añadió: “Voy a hacerte saber lo que sucederá al término de la indignación, porque el fin llegará en el momento fijado” (Dan 8,15-19)

La función de Gabriel es explicar la visión a Daniel, sobre el carnero y el chivo (Dan 8,1-15).  Y como sucede en la literatura apocalíptica con los ángeles, ejerce su oficio de interpretar, con lo que  se resalta la cercanía de los últimos tiempos. Su explicación se hace más pormenorizada, en lo tocante a la persecución de los judíos, organizada por el rey sirio Antíoco IV Epifanes y, al final de la misma, sin intervención humana (ver Dan 8,20-35). Recordemos que, en esos años difíciles, se escribió este libro de estilo apocalíptico.

Posteriormente, cuando Gabriel visitó a Daniel la segunda vez, vino a él: “volando rápidamente, se me acercó hacia la hora en que se ofrece el sacrificio de la tarde” (Dan 9, 21). Al decir que Gabriel vino “volando”, podría indicar que tenía alas, sin embargo las alas no se mencionan acá. También es claro que la apariencia de Gabriel por el contrario fue impresionante, ya que Daniel, aterrado y sobrecogido ante su presencia, se postró sobre su rostro (Dan 8,17), y estuvo enfermo algunos días, después de su experiencia con el ángel y con la visión (Dan 8,27).

Luego, en el capítulo 10 de este libro, encontramos otro encuentro entre el profeta y "alguien que tenía aspecto de hombre" (Dan 10,16); sin embargo, no se le da ningún nombre a este mensajero. Este ser angélico parece ser Gabriel (ver Dan 8,16; 9,21), que, junto con Miguel (Dan 10,13.21), es el mediador de la intervención divina contra los imperios enemigos del pueblo de Dios, Israel, dando a entender que las lucha contra el mal ha comenzado.

Efectivamente, el ángel dice que ha venido a ayudar a Daniel a entender su visión, por lo que es posible que aquí también se esté refiriendo al ángel Gabriel. Teniendo en cuenta el lenguaje usado en el pasaje, también es probable que, en realidad, hayan dos ángeles con Daniel, el que está hablando con él y otro que lo está fortaleciendo para que pueda responder (Dan 10,16.18). El ángel también se refiere a una batalla que ocurre en los lugares celestiales.

Este ángel, que lógicamente podemos suponer que es el ángel Gabriel y el ángel Miguel, aparentemente estaban involucrados en la batalla contra una serie de reyes y príncipes paganos, incluido el Príncipe de Persia (v.13) y el Príncipe de Javán es decir, Grecia (v.20). La batalla de estos ángeles protectores (ver 2 Mac 5,2-4), presagia la batalla de sus pueblos respectivos (Dan 10,20). No podemos dejar de mencionar que en Dan 9,20-27, aparece Gabriel descifrando la llamada “profecía de los setenta años” o “setenta semanas de años”, un número simbólico, es decir, la multiplicación de 70 x 7, cifra aproximada y simbólica, que denota el tiempo del destierro del pueblo de Israel (ver Jer 25,11; 29,10), entre otras interpretaciones de este misterioso número.

Finalmente, en el Evangelio de San Lucas, vemos de nuevo al arcángel Gabriel, anunciando el nacimiento de Juan el Bautista (Lc 1,11-23), identificado primero como el Ángel del Señor y luego como Gabriel (v.19) y el nacimiento de Jesús (Lc 1,26-38). En ambos anuncios contrastan la reacción de sus destinatarios, la del anciano y sacerdote Zacarías que no cree en sus palabras (Lc 1,20-21) y la de María que, sin dudar en la palabra del enviado divino, pregunta cómo puede suceder eso, puesto que no conoce varón, es decir, no se ha casado todavía y no ha cohabitado con su prometido José (v.34).

En efecto, como respuesta a la pregunta de María, acerca del cómo iba a suceder  su concepción y maternidad, ya que ella era virgen, el ángel Gabriel dijo que la concepción  de su hijo, sería el resultado de la obra del Espíritu Santo en ella, y por lo tanto "el santo ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios" (v. 35). Finalmente ella asiente a este anuncio con su disponibilidad total a Dios, en el misterio de la encarnación de Cristo (v. 38), llamándose sierva del Señor. Luego, San Gabriel se va… y ya no sabemos más de él.

Como vemos, San Gabriel fue recibido con temor en las tres apariciones, y tuvo que comenzar sus conversaciones con palabras de consuelo y ánimo para Daniel, Zacarías y María. Es posible que Gabriel también hubiera sido el ángel que se le apareció a José en Mt 1,20, pero esto no es seguro, ya que en las Escrituras no se menciona el nombre del “ángel de la Navidad” (Mt 1,24; 2,13.19). Lo que sí sabemos es que Gabriel es uno de los buenos y santos ángeles de Dios. Él tiene una posición favorable como un ángel que "está delante de Dios" (Lc 1, 19), y fue escogido para entregar mensajes importantes del amor y la gracia especial de Dios, a las personas elegidas para formar parte del plan de Dios, especialmente en lo tocante al misterio de la encarnación y nacimiento de Cristo.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad