Face
Insta
Youtube
Whats
Miércoles, 24 Abril 2024
Suscribase aquí

Tus dudas: ¿El Santo Rosario es una oración bíblica?

By Mons. Vittorino Girardi S. Agosto 27, 2022

“Los hermanos no católicos insisten una y otra vez en que los católicos nos hemos alejado de la Biblia y hemos introducido tradiciones y prácticas que no están en ella. Monseñor, ¿qué podría decir yo a cuantos me repiten que el Santo Rosario no es una oración bíblica y que en ella se da demasiada importancia a María, la Madre del Señor? Muchas gracias”.

Ileana Trejos A. – Cartago

 

Cuando alguien afirma que el Santo Rosario no es una oración bíblica, la primera reacción es esta pregunta: ¿Habrá rezado, esta buena persona, alguna vez el Santo Rosario?

Y es que es del todo patente lo bíblico que es la oración del Santo Rosario, en todos sus elementos. Los veinte “misterios” que se nos proponen y que vamos meditando durante las diez “Dios te salve María”, son “misterios” que se refieren a la vida de Jesús desde su Concepción y Ascensión al Cielo, y a María Santísima por su generosa cooperación, en fe y esperanza a la obra redentora de Jesús su Hijo y meditando así también la misma glorificación de María, gracias al misterio de su Asunción.

El anuncio de los “misterios”, es seguido por la oración del Padre Nuestro, como lo encontramos en el Evangelio de Mateo 6, 9-13. Sigue el rezo de las diez “Dios te salve María” (o mejor, “Alégrate María”) cuya primera parte se encuentra en el Evangelio de San Lucas, en el relato de la Anunciación y de la Visita de María a su prima Santa Isabel.

El Gloria con que concluimos el rezo de las diez “Alégrate María”, se inspira en Mt 3, 13-17, en que se narra el Bautismo de Jesús y en que se hace explícita referencia al misterio de las tres divinas Personas, del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Su actual formulación se inspira en los himnos que encontramos en el Apocalipsis (cfr 1,4 y 5, 1-6).

Es verdad que se trata de una oración “repetitiva” y sin embargo, también este aspecto, se inspira y se apoya en la S. Escritura. Bastaría “ir al Getsemaní” con Jesús y escucharle, cuando empapado de sudor de sangre, repetía muchas veces la misma oración (cfr Mc 14, 39. 42. 44). Y no olvidamos lo que leemos en el mismo libro del Apocalipsis: “Santo, Santo, Santo repetían sin cesar, día y noche, los cuatro vivientes” (4,8).

Que se añada alguna otra jaculatoria o invocación mariana, no implica en absoluto que el Santo Rosario, no sea “oración bíblica”. No hay que caer en un injustificado “fundamentalismo” que impediría imitar a Jesús, a María, a los Apóstoles y a Los Santos de todos los tiempos, quienes inspirándose en la S. Escritura y guiados por el Espíritu Santo, han elevado y formulado oraciones espontáneas a Dios Trinidad.

Para concluir, estimada Ileana, es útil que recordemos algo de la historia del S. Rosario. Empezó a formarse alrededor del año 800, a la sombra de los monasterios, y concretamente como “salterio de los laicos”. Mientras los monjes rezaban y cantaban (salmodiaban) los Salmos que son 150, a los laicos, que en su mayoría no sabían leer, se les proponía rezar o 150 Padre Nuestro o 150 “Alégrate María” o 150 alabanzas (jaculatorias) a Jesús o a María. Hacia el año 1365, se llegó a la actual organización de 150 “Alégrate María”, repartidas en decenas precedidas por el Padre Nuestro. Allá por el 1500 se introdujo el anuncio de un “misterio” de la vida de Jesús y de María, antes de cada decena de “Alégrate María”.

Se mantuvo con 15 misterios hasta que S. Juan Pablo II el 16 de octubre del 2002 le añadió cinco “misterios luminosos” ampliando la contemplación de la vida de Jesús, confluyendo en la manifestación de su “amor excesivo” con el Don de si mismo en la Eucaristía.

La “responsable” de tanta devoción y de tan insistente invocación es María misma, la Madre del Señor. Todos quedamos sorprendidos cuando le escuchamos, en el Evangelio de San Lucas, que “todas las generaciones la llamarán bienaventurada” (Lc 1,48) y cuando, en el Evangelio de San Juan, leemos que Jesús desde la cruz, le confirma en su misión de Madre nuestra y de la Iglesia, dirigiéndose a ella con la conocida afirmación y que a la vez expresa su misión: “Mujer, ahí tienes a tu hijo”... (Jn 19, 27).

No hay que sorprenderse pues, que el rezo del S. Rosario haya pasado a ser una especie de “carnet de identidad” (aunque no el único) de nosotros los cristianos católicos.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Dignitas Infinita
Image
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad