Face
Insta
Youtube
Whats
Jueves, 22 Febrero 2024
Suscribase aquí

¿Hasta dónde llegan los límites de la libertad?

By Mons. Vittorino Girardi S. Junio 30, 2023

“Muy reverendo Mons. Vittorino Girardi. Dios nos ha creado libres, sin embargo, ¿hasta dónde llegan los límites de la libertad? Un ejemplo: Una muerte en accidente de carretera: ¿Ha sido Dios que así lo dispuso, por -como se acostumbra decir- había llegado su hora, o fue simplemente un “accidente”, debido a descuido, a demasiada velocidad, al alcohol… Por lo cual propiamente no había llegado su hora? ¿Qué me puede decir, Monseñor? Siempre con mucha gratitud y respeto”.

Rosario Marín, L. - Alajuela

 

Estimada Rosario, nos hallamos ante dos verdades fundamentales e incuestionables, a saber, que Dios es el Señor y dueño de nuestra existencia porque Él es nuestro Creador, pero, es igualmente verdad que el ser humano, creado a imagen y semejanza de Dios, es libre. El hombre ha sido “creado-creador”, afirman los teólogos. Es de meridiana claridad lo que leemos en el libro del Eclesiástico o del Sirácides: “Quiso Dios dejar al ser humano en manos de su propio albedrío. Si tú quieres, guardarás los mandamientos para permanecer fiel a su beneplácito. Él te ha puesto delante fuego y agua, adonde quieras puedes llevar tu mano. Ante los hombres la vida está y la muerte, lo que prefiera cada cual, se le dará” (Eclo 15, 14-17).

La intención de Dios consiste, pues, en que gracias a su libertad, la persona humana busque a su Creador, sin coacciones, y adhiriéndose a él llegue libremente a la plena y feliz perfección. Son afirmaciones que encontramos en la Constitución Alegría y Esperanza del Concilio Vaticano II. Y concretamente, en el número 17, el texto continúa afirmando: “La dignidad humana requiere, por tanto, que el hombre actúe según su conciencia y libre elección, es decir, movido e inducido por convicción interna personal, y no bajo la presión de ciegos impulsos o de la mera coacción externa”.

La auténtica grandeza, pues, del ser humano se haya en el encuentro armonioso de la libre voluntad del hombre con la amorosa providencia de Dios. Lo supo expresar con toda claridad san Agustín, escribiendo: “El que te creó sin ti, no puede salvarte sin ti”. El hombre es libre y Dios respeta su libertad hasta las últimas consecuencias… y, durante la Semana Santa, con la insistencia de los evangelistas acerca de la decisión de Judas de entregar a Jesús, hemos comprendido, con asombro, hasta qué extremo Jesús, Hombre Dios, haya respetado la libertad de uno de los doce.

Por libertad entendemos el poder humano radicado en su inteligencia y en su voluntad, de obrar o de no obrar, de hacer esto o aquello… En una palabra, libertad es la capacidad de ejecutar por sí mismo acciones deliberadas. De parte de Dios, la libertad en el hombre es fuerza de crecimiento y de maduración en la verdad y en la bondad.

Estimada Rosario, al empezar estos apuntes, afirmaba que estamos frente a dos verdades incuestionables: el señorío de Dios creador y la libertad humana. Sin embargo, no es nada fácil establecer cómo las dos verdades se conjuguen, y cómo ellas puedan concurrir hacia un mismo efecto o un mismo resultado. Concretamente: la hora de nuestra muerte, ¿ha sido establecida por Dios o hasta qué punto Dios ha querido dejarla al juego impredecible de las causas segundas? Y al respecto, no hay que confundir predicción con predeterminación y, entonces, que Dios prevea con absoluta certeza la hora de nuestra muerte, no significa que Él la haya predeterminado. La hora de nuestra muerte, entonces, es un ejemplo, pero el problema se refiere a muchos más casos.

Hay, sin embargo, una gran luz que nos viene de la Sagrada Escritura: “Dios, aún interviniendo en todas las cosas para el bien de los que le aman” (Rom 8, 28), sabemos que Él ha creado el mundo con sus leyes y que con ellas el mundo se rige de modo “autónomo”, es decir, bastándose a sí mismo. Si ahora aplicamos este principio al ejercicio de nuestra libertad, contestamos a su pregunta, estimada Rosario, afirmando que la muerte por accidente, por descuido en el manejo, por falla en los frenos, por conducir con alcohol… ciertamente no son “cosas” que Dios quiera, en absoluto, aunque Él, en el respeto de nuestra libertad, las permita… No es entonces incorrecto afirmar que aún no había llegado la hora de la muerte por accidente. Una vez más, que Dios lo “previera”, no significa que lo predeterminara, como en el caso ya citado de Judas: Jesús sabía que Judas iba madurando la decisión de entregarlo, pero en absoluto “determinó” que lo traicionara.

Espontáneamente, estimada Rosario y lectores del Eco, consciente de que nos encontramos frente a los profundos misterios de la libertad humana y del señorío de Dios, con humildad y confianza, repetimos la súplica que Jesús nos enseñó: “¡Padre, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo!... No cabe duda, la tierra sería un trozo de cielo si en ella se cumpliera la voluntad de Dios.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad