Face
Insta
Youtube
Whats
Martes, 28 Junio 2022
Suscribase aquí

Familia y pandemia: un reto para toda la comunidad humana

By Mons. Manuel Eugenio Salazar Mora Mayo 16, 2022

La Organización de las Naciones Unidas celebra todos los 15 de mayo el Día Internacional de la Familia, esto con la finalidad de reconocer, identificar y analizar cuestiones sociales, económicas y demográficas que afectan el desarrollo y evolución de la familia. En este año ha querido reflexionar sobre el impacto del Covid 19 en las familias, pandemia que ha generado grandes consecuencias a largo plazo en todas las familias de todo el mundo y en nuestra Costa Rica no ha sido la excepción.

Entre las situaciones que señalan que ha impactado a la familia se encuentran:

La pandemia está provocando cambios drásticos en la vida familiar. Los progenitores de hogares de bajos ingresos, que en muchos casos trabajan en sectores esenciales, deben además encargarse de cuidar a sus hijos debido a la falta de guarderías y al cierre de escuelas. Además, a menudo viven en condiciones de hacinamiento y en hogares multigeneracionales cuyos miembros están muy expuestos al virus y tienen escasas posibilidades de ponerse en cuarentena. Los progenitores y los cuidadores que pueden trabajar desde sus domicilios han de encarar el doble desafío de trabajar a distancia y cuidar de los niños que no van a la escuela.

La pandemia ha afectado con especial dureza a las familias de bajos ingresos, como ponen de manifiesto las pérdidas de empleo, las situaciones de vivienda precaria, los problemas de alimentación y la falta de acceso a medios telemáticos de educación tras el cierre de las escuelas. Esos hogares se enfrentan además a la amenaza de una posible recesión económica aún más grave, que puede exacerbar los índices de pobreza infantil y tener efectos perdurables en el bienestar físico y mental, la nutrición y el aprendizaje de los niños.

Los progenitores están sufriendo mayores niveles de desgaste en parte por factores asociados a la COVID-19 como el desempleo, la inseguridad económica y el escaso apoyo social de los miembros de la familia extensa, como los abuelos. Además, progenitores y cuidadores ya no pueden recurrir a los centros comunitarios y otras fuentes de apoyo. La degradación de la salud mental de los progenitores, la salud física y mental y el comportamiento de los niños, la calidad de las relaciones de pareja y la satisfacción con la vida familiar son fenómenos cada vez más preocupantes que están tensando las relaciones paternofiliales. Los progenitores informan de agotamiento físico y mental, peor calidad del sueño, distanciamiento de los hijos y una creciente percepción de incompetencia en sus funciones parentales, todos ellos síntomas de desgaste parental.

Estas situaciones representan un gran reto para toda la comunidad humana, y la Iglesia no está exenta de dar su aporte ante esta crisis. El Papa Francisco en su momento ha expresado su preocupación sobre este tema y ha manifestado que:

Si la peor discriminación que padecen los pobres —y los enfermos son pobres en salud— es la falta de atención espiritual, no podemos dejar de ofrecerles la cercanía de Dios, su bendición, su Palabra, la celebración de los sacramentos y la propuesta de un camino de crecimiento y maduración en la fe [6]. A este propósito, quisiera recordar que la cercanía a los enfermos y su cuidado pastoral no sólo es tarea de algunos ministros específicamente dedicados a ello; visitar a los enfermos es una invitación que Cristo hace a todos sus discípulos. ¡Cuántos enfermos y cuántas personas ancianas viven en sus casas y esperan una visita! El ministerio de la consolación es responsabilidad de todo bautizado, consciente de la palabra de Jesús: «Estuve enfermo y me visitaron» (Mt 25,36).2

Muchos de los afectados se dan en entornos familiares, debemos manifestar nuestra cercanía, es necesario orar por ellos, pero también compartir de los bienes que tengamos debido a que muchas familias de nuestras comunidades viven el día a día. Y en estos momentos donde parece que se alivianan las medidas no podemos olvidar que la enfermedad continúa y que es nuestra responsabilidad cuidarnos los unos a los otros.

 

Monseñor Manuel Eugenio Salazar Mora

Obispo de la Diócesis de Tilarán-Liberia

Presidente de la Comisión Nacional de Pastoral Familiar

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad