Face
Insta
Youtube
Whats
Lunes, 04 Marzo 2024
Suscribase aquí

¿Marihuana recreativa?, escuchar a los que saben y a los que sufren

By Redacción Octubre 08, 2022

Según fue anunciado por el Ejecutivo, se presentó en la corriente legislativa un proyecto de ley tendiente a legalizar la marihuana recreativa en nuestro país.

Consciente de que el tema traerá un debate nacional, el Presidente Rodrigo Chaves valoró durante el anuncio a quienes puedan tener objeciones, especialmente por su impacto en la juventud.

El mandatario sin embargo, pidió considerar la experiencia de otros países, así como la posibilidad de reglamentar su uso y convertir el negocio legal en una fuente de ingresos para el fisco por medio de impuestos, que en este momento engrosan los bolsillos de las mafias y los narcotraficantes.

Como se sabe, el Cannabis es a nivel mundial la droga mas consumida y su consumo, cultivo o venta legal con fines terapéuticos o recreativos ha sido aprobado en muchos estados de Estados Unidos, varios países europeos y en algunos de Suramérica.

Por su parte, la Oficina de las Naciones Unidas contra las drogas y el delito advierte que el consumo de Cannabis se da en las personas en sus años más productivos, afectando el desarrollo sostenible de los pueblos.

Esto porque, como explicó hace un tiempo en nuestras páginas el bioeticista Dr. Luis Jiménez, cuando los jóvenes caen en el ciclo del consumo, en lugar de aprovechar las posibilidades de empleo lícito y educación, se crean en realidad obstáculos manifiestos para el desarrollo de personas y comunidades. Por otro lado existe evidencia científica que su consumo en tempranas edades lleva al consumo, mas tarde en la edad, de otras drogas más fuertes y más adictivas.

Por eso precisamente, es que el norte establecido por las Naciones Unidas, en sus diferentes documentos, ha sido promover tanto la reducción de la demanda como de la oferta, reconociendo la necesidad de acciones internacionales para prevenir y combatir la producción, comercio y consumo  de drogas.

Precisamente lo que ha faltado, a nuestro juicio, es una estrategia integral basada en una política pública robusta y bien financiada, que considere tanto las causas como las consecuencias del comercio y consumo de esta droga, que tenga un fuerte componente preventivo y de atención a quienes, desgraciadamente, se han perdido en ella.

En este sentido, será muy valioso también que los diputados escuchen a quienes, con la ayuda de Dios y su propia fuerza de voluntad, han dejado el vicio, sus familias y las instituciones que velan por su recuperación.

La marihuana no tiene nada de recreativo, es adictiva, al igual que las demás drogas, el alcohol y el tabaco. Daña el cuerpo y la mente, destruye sueños, divide familias, descompone la sociedad y conduce a una vida sumida en el sufrimiento y el delito.

En su reflexión, la Iglesia ha fundamentado ampliamente una postura contraria a las drogas, reconociendo que estamos ante un fenómeno complejo, dinámico y de múltiples causas, que exige ser abordado de un modo integral.

Recordando las palabras de Aparecida, la droga “es una como mancha de aceite que invade todo, sin reconocer fronteras”, y que siempre tiene su mayor impacto en la vida de las personas en contexto de exclusión.

Recientemente, en la presentación del documento: “Drogas y Adicciones: un obstáculo para el Desarrollo Humano Integral. La Otra Pandemia”, el Consejo Episcopal Latinoamericano mostró estudios que muestran las causas y consecuencias del consumo de drogas, que llevan a mucha gente a vivir en la calle, a tener problemas con la justicia y hasta triplica algunas enfermedades.

Todo ello muestra la importancia de las diferentes iniciativas que, tanto desde la Iglesia como desde la sociedad civil y los gobiernos, se van llevando a cabo, y que nacen como respuesta a una necesidad concreta y buscan poner como eje a las personas y sus cualidades para que puedan ponerse de pie.

Ante un consumo que profundiza la marginalidad, se insiste desde una visión cristiana, en que abrazar la vida entera y acompañar en comunidad, devuelve la esperanza.

Que el debate que se aproxima sobre este tema en nuestro país no desoiga ninguna voz ni ninguna experiencia, que impere el diálogo, la transparencia en las intenciones y por encima de todo, el bien de todos los habitantes de nuestro país, pero especialmente de los pobres, los excluidos y los marginados por el flagelo de las drogas.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad