Face
Insta
Youtube
Whats
Sábado, 02 Marzo 2024
Suscribase aquí

Editorial: Repensar el periodismo

By Redacción Febrero 26, 2021

Un llamado fuerte y directo a repensar el periodismo hizo el Papa Francisco el pasado 24 de enero, en la fiesta de San Francisco de Sales, Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales. El título de su mensaje es “Ven y lo verás” (Jn 1,46). Comunicar encontrando a las personas donde están y como son.

Su exhortación a propósito de esta Jornada, que será celebrada en nuestro país en el tiempo de Pascua, no debería pasar desapercibida, mucho menos en el contexto actual de la pandemia y los muchos retos en el campo económico y social que enfrenta el mundo y Costa Rica en particular, un tiempo en el que el periodismo y los periodistas están llamados a tener un rol fundamental.

El mensaje parte de esa invitación que Felipe dirige a Natanael “Ven y verás”, que no consiste en ofrecer un razonamiento, sino un “conocimiento directo”. “Desde hace más de dos mil años -subraya el Papa- es una cadena de encuentros que comunican la fascinación de la aventura cristiana”. Por otro lado, “en la comunicación, nada puede sustituir completamente a la visión en persona”. Para cada “expresión comunicativa” que quiera ser honesta, el Papa sugiere, por tanto, la invitación a “venir a ver” la galaxia comunicativa actual, desde los periódicos a la web, pero también la “predicación ordinaria de la Iglesia”, así como la “comunicación política o social”.

Tiene un gran peso la dinámica de ponerse en marcha con pasión y curiosidad, de salir “de la cómoda presunción de lo 'ya conocido'”. En cuanto a la actualidad, el Papa advierte del riesgo de verse aplastados por “periódicos fotocopiados” o “por telediarios y páginas web sustancialmente iguales”, en los que las investigaciones pierden espacio en beneficio de la “información preempaquetada y 'de palacio'”.

Esta información, recuerda, “es cada vez menos capaz de interceptar la verdad de las cosas y la vida concreta de las personas, y ya no es capaz de captar ni los fenómenos sociales más graves ni las energías positivas que se liberan desde la base de la sociedad”.

Para Francisco, por tanto, “la crisis de la industria editorial corre el riesgo de llevar a la información a construirse en las redacciones, frente al ordenador”, “sin 'gastar las suelas de los zapatos'”.

Su llamado no puede ser más actual, en momentos en que globalmente y en el caso de Costa Rica de modo claro, la mayoría de medios de comunicación han visto reducidas sus capacidades humanas, en respuesta a una evidente crisis económica, pero también en orden a una nueva comprensión de la labor informativa, que da más peso a las potencialidades de la tecnología que a las personas como tales.

Ello, junto a la incapacidad de las fuerzas gremiales de defender las condiciones laborales de los periodistas de su pronunciada precarización y el desprecio a la formación profesional de quienes lo practican -en Costa Rica no es necesario ser periodista graduado para ejercer la profesión- ha  dado como resultado un debilitamiento evidente de las salas de redacción y con ello de sus propuestas comunicacionales.

Es cada vez más raro ver un periodismo serio, reposado, de fondo, que no se pliegue a intereses comerciales o políticos, que no responda a intereses ideológicos sino a la búsqueda de la verdad, en orden al bien y la justicia.

Esta dura faceta del periodismo ha quedado expuesta de modo radical con la pandemia, con medios de comunicación rendidos a las versiones oficiales, que no preguntan, no cuestionan, no comparan ni contextualizan, incapaces de “ir y ver”, como lo pide el Santo Padre.

La reflexión de Francisco se dirige, en este sentido, por ejemplo, a la cuestión de las vacunas y la atención médica, al riesgo de exclusión de las poblaciones más pobres. “¿Quién nos hablará -pregunta- sobre la espera de la curación en los pueblos más pobres de Asia, América Latina y África?”. Se trata de un peligro que también afecta al “mundo de los más afortunados”, donde “el drama social de las familias que han caído rápidamente en la pobreza permanece en gran medida oculto”. 

Se trata pues, su mensaje de una oportuna invitación a detenernos del angustiante ajetreo diario que acompaña la profesión y reflexionar cuál debe de ser la contribución del periodismo y de los periodistas, en la coyuntura tan delicada que estamos viviendo.

Porque podemos, con igual determinación e influencia, ser parte de la crisis, o de las soluciones para salir todos de ella.

 

Infórmese primero con una suscripción digital. Conozca nuestros cómodos planes, es muy fácil, solo ingrese en este enlace.

 

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad