Face
Insta
Youtube
Whats
Jueves, 22 Febrero 2024
Suscribase aquí

Iglesia centenaria, Iglesia viva

By Redacción Marzo 16, 2021

Una mirada agradecida al pasado, pero muy consciente de los retos presentes y del deber de responder a ellos con audacia, es la actitud que debe prevalecer de frente a la celebración de los cien años de creación de la Provincia Eclesiástica en Costa Rica.

Se trata de un momento muy importante en la historia de la Iglesia en nuestro país, signo del paso de Dios entre nosotros, que no puede, sin embargo, dejarnos con el anhelo de tiempos pasados, sino que debe de animar y potencializar los esfuerzos evangelizadores para responder con coherencia a los nuevos desafíos que presenta la misión de anunciar a la persona de Cristo hoy.

Quienes nos precedieron en la fe, todos, han contribuido a la consolidación de la Iglesia Católica en Costa Rica, desde la Colonia hasta hace un siglo y desde ahí a nuestros días en un camino ininterrumpido y siempre nuevo de esfuerzos y desvelos para mostrar a todos el amor y la misericordia de Dios.

Ha sido una historia de aciertos y de errores, como se supone lógico de toda actividad humana, pero inspirada siempre por el Espíritu Santo, que muy por encima de las posibilidades y de los defectos de los hombres, conduce la Iglesia a través del tiempo.

A las carencias históricas corresponde una disculpa honesta y el compromiso de seguir trabajando para corregir todo lo que implique desviación de los principios cristianos y del ejemplo de Nuestro Señor Jesucristo, y ante los aciertos un agradecimiento profundo a Dios, de donde proviene todo bien.

Entre esos aciertos, el entregado servicio de tantos y tantos obispos, sacerdotes y laicos a lo largo de estos cien años de existencia de la Provincia Eclesiástica es muestra de la entrega sin límites de la Iglesia Católica en la conformación de la cultura y la identidad nacional.

Aunque ahora se multipliquen sus detractores, muchos incluso por puro odio a la fe, nadie podría comprender ni explicar la historia de Costa Rica sin la presencia de la Iglesia Católica y de cientos y cientos de personas que, movidas única y exclusivamente por la fe y el amor al prójimo, han dado hasta la última gota de su sangre en esfuerzos de bien nacional.

Mencionarlos todos sería imposible, pero los conocemos: obispos valientes, que no han temido la persecución, grandes evangelizadores de verbo inspirado que se han adentrado al encuentro de los pobres donde nunca nadie antes había ido, sacerdotes visionarios, auténticos servidores del bien común, desprendidos fundadores de pueblos e instituciones, religiosos y religiosas, abnegados servidores de los enfermos y de las personas vulnerables, educadores de generaciones de niños y jóvenes, pastores con visión de estadistas, capaces de orientar los destinos de la nación en los momentos más duros de su historia con la luz del evangelio y la caridad social, padres y madres de familia responsables, catequistas, misioneros insignes, animadores de comunidades, líderes en momentos de prueba, y un largo etcétera de servidores y servidoras de Cristo y de los hermanos.

Por todo ellos es que este primer centenario tiene sentido. Su ejemplo y la semilla de su entrega no pueden caer hoy entre espinas ni al borde del camino, es nuestra tarea hacer que su memoria no se extinga ni que sus obras decaigan.

Por fuertes que sean las dificultades, por complejos que sean los retos y por muchos que se vuelvan en contra, la presencia de la Iglesia hoy está llamada a ser fecunda y muy competente, capaz de inundar con la presencia del Salvador todas las realidades, incluso aquellas en las que pareciera que nos hemos replegado con los años.

Hay que seguir con alegría los pasos de quienes antes que nosotros enfrentaron los mismos retos, incluso con muchos menos recursos, pero siempre con la mirada puesta en Dios y en todo el bien que la fe tiene para la humanidad, comenzando por la Vida Eterna.

Son complejos tiempos nuevos, es cierto, y seguramente la era de la cristiandad ya terminó, es necesario arrojo y decisión para impulsar la misión de la Iglesia en medio de una sociedad para la  que Dios cuenta cada vez menos.

Sin embargo, nuestra Iglesia vive la certeza, cien años después de aquel momento histórico de creación de la Provincia Eclesiástica, de que el Evangelio del que es portadora no ha dejado de poseer la fuerza necesaria para seguir haciendo visibles en “palabras y gestos”, la obra salvadora que Jesús vino a realizar.

Ánimo, alegrémonos, es el tiempo de Dios y Él está con nosotros todos los días, hasta el fin del mundo.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad