Face
Insta
Youtube
Whats
Domingo, 03 Marzo 2024
Suscribase aquí

Sagradas Escrituras: Galión

By Pbro. Mario Montes M. / Animación bíblica, Cenacat Septiembre 08, 2022

Hoy conoceremos a Galión, procónsul romano, cuando Pablo llegó a Corinto, probablemente en los primeros meses del año 50, durante el curso de su segundo viaje apostólico y después de conocer a Prisca y Áquila y de desarrollar buena parte de su ministerio en aquella ciudad y fundará una floreciente y numerosa comunidad cristiana, como podemos ver en Hech 18,1-18 y que sería la destinataria de dos de sus principales cartas.

Una noche, el Señor dijo a Pablo en una visión: “No temas. Sigue predicando y no te calles. Yo estoy contigo. Nadie pondrá la mano sobre ti para dañarte, porque en esta ciudad hay un pueblo numeroso que me está reservado”. Pablo se radicó allí un año y medio, enseñando la Palabra de Dios. Durante el gobierno del procónsul Galión en Acaya, los judíos se confabularon contra Pablo y lo condujeron ante el tribunal,  diciendo: “Este hombre induce a la gente a que adore a Dios de una manera contraria a la Ley”.

Pablo estaba por hablar, cuando Galión dijo a los judíos: “Si se tratara de algún crimen o de algún delito grave, sería razonable que los atendiera. Pero tratándose de discusiones sobre palabras y nombres, y sobre la Ley judía, el asunto les concierne a ustedes; yo no quiero ser juez en estas cosas”. Y los hizo salir del tribunal.  Entonces todos se apoderaron de Sóstenes, el jefe de la sinagoga, y lo golpearon ante el tribunal. Pero a Galión todo esto lo tuvo sin cuidado. Pablo permaneció todavía un cierto tiempo en Corinto. Después se despidió de sus hermanos y se embarcó hacia Siria en compañía de Priscila y de Aquila. En Cencreas, a raíz de un voto que había hecho, se hizo cortar el cabello (Hech 18,9-18. Primera lectura del viernes de la 6ª semana de Pascua).

 

Galión

 

Este hecho tiene una importancia histórica para la cronología de Pablo y, por otra parte, nos revela la intención de San Lucas al escribir estos relatos. Galión era procónsul de la provincia senatorial de Acaya, donde se nombraba para ese cargo a personas muy respetadas por el Senado romano. Hermano del filósofo Séneca e hijo adoptivo de Julio Galión, un rico patricio romano, Galión fue nombrado procónsul bajo el emperador Claudio. El cargo duraba un año, y según una inscripción de Delfos, habría gobernado el año 52. Si tomó posesión del cargo en verano, como era costumbre, habría gobernado de junio del 51 a junio del 52. Pablo, después de ser llevado ante Galión, se queda bastantes días en Corinto. En la cronología que aquí hemos adoptado, Pablo estuvo en Corinto de diciembre del 50 a junio del 52. Por lo tanto, el incidente ante Galión pudo haber ocurrido en los primeros meses del año 52.

Lo que sucede era lo que Pablo ya temía: los judíos, de común acuerdo, lo llevan al tribunal ante el procónsul Galión. La acusación es la siguiente: “Este hombre induce a la gente a que adore a Dios de una manera contraria a la Ley” (v. 13). En varias ciudades del Imperio Romano, los judíos podían resolver por sí mismos sus asuntos jurídicos y disciplinarios con la supervisión de Roma. Pablo dice que recibió cinco veces de parte de los judíos, cuarenta azotes menos uno (2 Cor 11,24). Pablo, por consiguiente, se sometió a la disciplina de la sinagoga, a pesar de ser romano, para no romper con su pueblo de Israel.

En la acusación que ahora recibe, la palabra ley es ambigua. No se sabe si se refiere a la Ley judía o a la romana. Sea cual sea la interpretación, Pablo es acusado de persuadir a la gente de practicar una religión ilícita. Galión entiende que se trata de la Ley judía, lo que significaba juzgar la conducta de Pablo conforme a ella. La religión judía era una religión lícita en aquel tiempo. Si Pablo no era fiel a la religión judía, estaría practicando una superstición contraria a la ley romana. Galión, sin embargo, prefiere no juzgar sobre problemas de la Ley judía. El procónsul se expresa con ironía, ridiculiza a los judíos y los echa del tribunal.

¿Cuál es la intención de San Lucas con esta narración? Primero, mostrar que se cumple la promesa de Jesús de que nadie haría daño a Pablo (v. 10). Asimismo, mostrar la actitud favorable del procónsul hacia Pablo y su opinión de que éste no adora a Dios de forma contraria a la ley romana, por cuanto que no comete ningún crimen ni realiza ninguna mala acción. Con esto Lucas está mostrando que las autoridades del Imperio Romano, objetivamente, favorecen la misión de Pablo y la expansión del cristianismo, lo que nos prepara para entender la actitud confiada de Pablo ante las autoridades romanas en Jerusalén, Cesárea y Roma.

Finalmente, san Lucas nos dice que, concluido el asunto en el tribunal, todos ellos agarraron a Sóstenes, jefe de la sinagoga, y se pusieron a golpearlo delante del tribunal, sin que ello le importara a Galión (v. 17). ¿Quiénes golpean a Sóstenes? ¿Los judíos, frustrados por la forma en que éste había conducido el proceso ante el procónsul? ¿O son corintios no-judíos, enojados por el desorden producido ante el tribunal?. En cualquiera de los dos casos, Lucas nos quiere mostrar que la persecución contra Pablo (y contra el cristianismo) se vuelve contra los propios judíos, sea como división interna entre ellos, sea como persecución externa contra ellos. La situación, favorable para Pablo, le permite a éste quedarse todavía bastantes días en Corinto antes de proseguir su viaje (v. 18ª). La historia termina con un voto hecho por San Pablo, posiblemente de nazireato pero temporal (ver Núm 6,1-20; Hech 21,23-24.26).

La escena que describe San Lucas es bastante cómica, porque el procónsul Galión se desentiende irónicamente de la discusión, al ver que no afecta al orden público, sino a cuestiones internas de religión, y no hace caso tampoco al ver que apalean precisamente al jefe de la sinagoga, que ahora es Sóstenes. Vemos una Iglesia en el tiempo, en el mundo, en medio de políticas, de persecuciones y de gobiernos. Pero, a pesar de las persecuciones exteriores -como la que le sobrevino a Pablo en el curioso episodio ante el procónsul Galión- son las interiores: los temores y cansancios que podemos sentir cuando no vemos resultados en nuestro trabajo ¿Quién somos nosotros para “dimitir” de nuestro empeño, cuando vemos que Dios tiene paciencia y sigue depositando su esperanza en personas a las que nosotros ya les hemos retirado todo voto de confianza?

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad